Con el nuevo bajón en el precio del barril de petróleo y un dólar más caro de lo previsto, es preciso que el gobierno se apriete en verdad el cinturón y reduzca significativamente su gasto corriente, demandó el dirigente de la Coparmex, Francisco Ruiz López, quien además expresó que la ciudadanía espera ver precampañas electorales austeras.
Hasta cierto punto no ha resultado sorpresiva la difícil situación económica que enfrenta este año el país, dado que desde el anterior había ya señales de dificultades económicas, sin embargo, el panorama se ha ensombrecido sobremanera por la caída tan drástica de los precios internacionales del petróleo y por la debilidad del peso frente al dólar.
“Con el último bajón del precio del petróleo, las cosas se comienzan a complicar más dado que el gobierno federal comenzará a recortar presupuestos para obra y gasto social, como siempre lo ha hecho, y bajará su expectativa de crecimiento”, advirtió el dirigente empresarial.
Dijo que ante este clima adverso para las empresas, la generación de nuevos empleos “será moderada”.
Agregó que los ciudadanos esperan del gobierno, en sus tres niveles, que haya un verdadero programa de austeridad, en donde los recortes se den en nóminas, salarios y gastos innecesarios como viajes y viáticos.
Consideró que generalmente cuando hay etapas críticas para la economía, el gobierno siempre pide que los ciudadanos y las empresas se aprieten el cinturón y obligan a la gente a la austeridad mientras que el recorte al gasto gubernamental siempre lo aplican en el rubro social, disminuyendo el apoyo a la subsistencia de la pobreza.
Hoy, dijo, esperamos que el gobierno ponga el ejemplo y que disminuya partidas que son completamente superfluas, que los funcionarios dejen de usar choferes, que se evite la compra de automóviles nuevos para uso del personal y funcionarios, y que dejen de gastar en viajes que en nada retribuyen a la calidad de vida de los mexicanos.
Por otro lado, indicó que están en puerta las precampañas de los aspirantes de diversos puestos de elección popular y que se vuelve necesario que dichas precampañas sean también de un corte austero.
“La mejor campaña que puede hacer en estos momentos la clase política es de austeridad, aquellos que muestren y demuestren precampañas austeras encontrarán el apoyo de los electores, por el contrario, si se advierte dispendio, seguramente los electores castigarán a quienes así lo hagan, dado que la población en estos momentos enfrenta una realidad marcada por el bajo e insuficiente ingreso”, dijo.