Las múltiples obras que constantemente se llevan a cabo en el centro de la ciudad, han ocasionado importantes pérdidas para el comercio organizado de esta zona de la ciudad, por lo que se hace indispensable la creación de un fondo de contingencias que permita evitar el cierre de comercios a consecuencia de las obras de Gobierno.
Lo anterior lo planteó Guadalupe González Madrigal, presidenta de la Asociación de Comerciantes del Centro (Acocen), quien dijo que esta iniciativa ya había sido planteada a la actual Administración Municipal, sin embargo, “resultará imposible que Toño Martín del Campo le entre a este fideicomiso porque ya no habrá tiempo ni recursos”.
Dijo que tienen agendada una cita con la alcaldesa electa Tere Jiménez, a quien le formalizarán este planteamiento, dado que son muchas las pérdidas que se generan a los comercios establecidos, cuando se llevan a cabo obras por parte del Gobierno Municipal, del Estado o eventualmente obras a cargo de CAASA.
“Será un planteamiento para Tere Jiménez Esquivel, y consistirá, en crear el Fondo de Contingencia, pues se ha vuelto necesario para subsidiar o apoyar a aquellos comercios que se ven afectados cuando hay obras públicas que generan el cierre de los locales temporalmente o que afectan las ventas”.
Las obras públicas son indispensables y se agradece que haya proyectos para mejorar la imagen del primer cuadro citadino, sin embargo, se requiere de una mayor planeación, pero a la vez, exigencia para que los contratistas terminen en tiempo y forma los planes, lo cual no se ha dado en muchos casos.
Hasta ahora, las obras proyectadas y construidas o en proceso de construcción, consideran muchos aspectos sobre los beneficios que esas obras traerán a la población, pero “nunca consideran los daños que su construcción genera a los comerciantes, por eso es indispensable contar con este tipo de apoyo para evitar el cierre de comercios”.
Explicó que la propuesta contempla que el apoyo del Fondo hacia los comerciantes podría estar soportado mediante una evaluación de los ingresos declarados por el comercio en los mismos meses del año anterior al que se lleve la obra que interfiere a la continuidad de la actividad y así determinar el monto del apoyo, pues es un tema de justicia resarcir los daños.
“Cuando se efectúa una obra y hay cierres parciales o totales de avenidas, los comercios resienten de inmediato la baja de las ventas y no en pocas ocasiones, los meses que duran las obras son suficientes como para darle la “puntilla” al comerciante, quien tiene que cerrar ante las pérdidas que registra”, dijo la presidenta de Acocen.