Pide a cineastas voltear al pasado

MORELIA, Michoacán.- Diana Bracho creció con una escuela de cine en casa, gracias a su padre, el director Julio Bracho (1909-1978), figura destacada de la Época de Oro.
En entrevista, dijo saber reconocer la calidad de las producciones fílmicas actuales.
Sin embargo, consideró que a los jóvenes les hace falta conocer más de la historia del cine para tener una idea más completa del trabajo que realizan.
“Yo siempre he pensado que las escuelas de cine mexicanas son magníficas y han creado cineastas estupendos que no le piden nada a los cineastas de antes, que eran autodidactas en general.
“Pero estas escuelas de cine que han formado grandes directores, muy interesantes, que son los que están forjando nuestro cine, siento que les falta el pasado. No para copiar, simplemente para ver qué historia tenemos”, aseguró.
La actriz participa estos días en el homenaje que se hace a la obra de su padre en el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), con la proyección de siete obras del realizador, entre ellas “¡Ay Qué Tiempos, Señor Don Simón!” (1941) y “La Corte de Faraón” (1944).
La actriz reconoció que no es casualidad que las películas más buscadas en las salas en la actualidad pertenezcan a la comedia.
“No desprecio para nada el género de comedia, yo creo que es un género muy interesante que se puede explorar mucho más, que se puede ir hacia la comedia fina, de situación, y aplaudo que se haga este tipo de cine con calidad.
“Las comedias corrientes, que ha habido mucho en el cine mexicano en los 80, que son para moverle al público lo más bajo, esas no las avalo”, señaló.
Comentó que, aunque disfruta y respeta el género, casi no recibe propuestas para hacerlo, excepto por su participación en la cinta “Entre Pancho Villa y una Mujer Desnuda” (Sabina Berman). (Fabiola Santiago/Agencia Reforma)