Al menos diez sujetos armados privaron de la libertad a dos mandos policiales de Jalostotitlán, Jalisco, y este evento puso en estado de máxima alerta a las autoridades de Aguascalientes. En cuanto se tuvo conocimiento del hecho, de inmediato reforzaron vigilancia en los límites con el estado de Jalisco.
Alrededor de las diez de la mañana, el subdirector de Seguridad Pública Municipal y el titular de Tránsito, viajaban a bordo de una camioneta Ford Ecosport color rojo. En condiciones normales circulaban sobre una carretera que conduce a Jalostotitlán.
En determinado momento, a la altura de un poblado denominado Pegueros, varios sujetos armados les cerraron el paso. Los bajaron de la Ecosport y empleado fuerza y violencia los obligaron a subir a otras dos camionetas. Luego, enfilaron hacia el poblado denominado Valle de Guadalupe.
El reporte sobre este hecho provocó inmediata movilización de policías municipales y estatales; también se sumó la Policía Federal, el Ejército, y la Fiscalía de Jalisco apoyó con operativos aéreos. Hasta el momento no han localizado a las personas desaparecidas.
Aquí, en Aguascalientes, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado activó el protocolo de seguridad en la frontera sur.
Policías del Mando Único en coordinación con la Policía Estatal se apostaron en los límites con el vecino estado para que, en caso de detectar dos camionetas, una Cherokee y otra X Trail se les detuviera. Se presume que en ese tipo de vehículos se fugaron los individuos armados, junto con las víctimas de privación de la libertad.
Durante todo el día y parte de la noche se mantuvo el despliegue operativo pero no se detectaron vehículos que coincidieran.