Sólo el once por ciento de los planteles públicos de primaria y secundaria cuentan con buzón de quejas para denunciar casos de bullying; en lo que va del presente ciclo escolar se han presentado 78 casos.
Ello pone en evidencia que además de que falta este tipo de infraestructura, la existente no se aprovecha, sea por los alumnos o padres de familia, de acuerdo a los reportes que recibe esta redacción por los casos de violencia psicológica como insultos y gritos; física que consiste en golpes o la destrucción de las pertenencias, sea de un alumno o maestro; y la social (aislamiento), que se registran al interior de las escuelas.
En noviembre del 2012 inició este Programa, con la instalación de 242 buzones, en 2015 se colocaron 21 y en 2016, sólo tres.
En relación a los casos atendidos, en el ciclo escolar 2014-2015, sumaron 185 casos reportados; en el 2015-2016, 192 y en el actual, 2016-2017, 78, lo que da un total de 455 quejas en poco más de cuatro años.
El Instituto de Educación no tiene datos estadísticos de los ciclos 2012-2013 y 2013-2014.
En la actualidad se efectúa un diagnóstico sobre este programa, que incluye el estado físico de los buzones y la operación de los mismos.
Fue en mayo del 2013, cuando se creó la Ley estatal contra el bullying, con objeto de prevenir, atender y erradicar la violencia escolar.
La normatividad busca atender a los estudiantes de todos los niveles y modalidades educativas, públicas o privadas; establece que las instituciones educativas tienen la obligación fundamental de garantizar a los estudiantes, el pleno respeto a su vida, dignidad, integridad física y moral dentro de la convivencia escolar.
Los maestros deben estar al tanto de los alumnos, no sólo en lo relativo a las materias escolares, sino también en problemas de conducta, de socialización con los compañeros.
En caso de que los padres de familia estén en desacuerdo con alguna opinión del maestro, deben dialogar para que ambas partes encuentren una solución al conflicto, de lo contrario, acudir con el director de la escuela y si el caso lo amerita, presentar denuncia ante el MP.