Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, la semana pasada, el Presidente de la República envió a la Cámara de Senadores las dos ternas propuestas para de ellas designar a los dos próximos Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ante el retiro inminente de los Ministros Olga Sánchez Cordero y Juan Silva Meza, el próximo lunes 30 de noviembre.

El procedimiento a seguir para cubrir las vacantes que surjan en el seno de la SCJN está previsto en el artículo 96 de la Constitución Federal, disponiéndose que el Presidente debe someter a la consideración del Senado de la República una terna por cada vacante disponible, debiendo ser electo(a) el(la) nuevo(a) Ministro(a) por las dos terceras partes de los Senadores presente en la sesión plenaria correspondiente, pudiéndose rechazar, en una sola ocasión, la terna enviada por el Titular del Ejecutivo, y en caso de transcurrir el plazo de treinta días sin una decisión por parte del Senado, entonces el Presidente designará directamente al(a) nuevo(a) Ministro(a) dentro de la terna propuesta.

Por lo pronto, los seis aspirantes ya comparecieron ante el Pleno de la Cámara de Senadores, el pasado martes, mientras que habrán de entrevistarse de manera directa con los miembros de la Comisión de Justicia del propio Senado, en el transcurso de la próxima semana.

El Presidente Peña envió una terna compuesta exclusivamente por mujeres y otra integrada sólo por hombres, lo que me parece muy sensato, toda vez que los Ministros salientes son una mujer y un hombre, lo que garantiza que la composición de la Suprema Corte no sufrirá variaciones en cuanto al género, además de que, si son dos ternas y nos apegamos a la equidad de género, lo conveniente es que se asegure el acceso a la SCJN de una mujer y un hombre, en igualdad de circunstancias.

Pero lo importante no debe ser el género, sino la preparación, capacidad y experiencia de las seis personas propuestas para arribar al máximo tribunal del país, de ahí que es fundamental revisar el perfil profesional de cada una de ellas. A continuación, comparto con Usted los principales datos curriculares de estos seis abogados mexicanos.

Sara Patricia Orea Ochoa:

  • Egresada de la UNAM.
  • Maestría en Política Criminal (UNAM).
  • Ex Presidenta de la Primera Sala del Consejo Tutelar para Menores Infractores del DF.
  • Magistrada de la Primera Sala de Justicia para Adolescentes del Tribunal Superior de Justicia del DF desde el año 2008.

Norma Lucía Piña Hernández:

  • Egresada de la UNAM.
  • Maestría y Doctorado en Derecho (UNAM).
  • Amplia trayectoria en el Poder Judicial de la Federación.
  • Magistrada de Circuito desde el año 2000.
  • Ya había sido propuesta para Ministra de la SCJN en el año 2012.

Verónica Judith Sánchez Valle:

  • Egresada de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
  • Maestría en Derecho (ITESM).
  • Amplia trayectoria en el Poder Judicial de la Federación.
  • Actual Magistrada de Circuito del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Segundo Circuito.

Álvaro Castro Estrada:

  • Egresado de la Escuela Libre de Derecho.
  • Maestría y Doctorado en Derecho (UNAM).
  • Amplia trayectoria en la Administración Pública Federal (SEGOB y STPS).
  • Actual Director General de Asuntos Jurídicos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Alejandro Jaime Gómez Sánchez:

  • Egresado de la Escuela Libre de Derecho.
  • Ex Consejero Jurídico Adjunto en el Gobierno Federal.
  • Actual Procurador General de Justicia del Estado de México.

Javier Laynez Potisek:

  • Egresado de la Universidad Regiomontana.
  • Maestría y Doctorado en Derecho (Universidad de París XI Sceaux).
  • Amplia trayectoria en la Administración Pública Federal (SCHP, PGR y SEP).
  • Actual Magistrado de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Si nos vamos por la experiencia, un juicio sensato nos diría que la designación debe recaer en favor de Norma Lucía Piña Hernández y Javier Laynez Potisek, sin embargo, sabemos que estas decisiones, en algunos casos, obedecen más a ingredientes políticos y no se apegan a la consideración de méritos y capacidades.

A manera de cierre, debemos señalar que, sin temor a equivocarnos, antes de que concluya el actual periodo ordinario de sesiones, es decir, el 15 de diciembre, habrá de darse la designación de los nuevos Ministros de la Suprema Corte. Entonces veremos por quiénes se decantaron los Senadores y si se cumplen los pronósticos ya comentados.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo