Claudia Guerrero
 Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 3-Jul .- El Senado perfila un voto a favor de las observaciones enviadas por el Presidente Enrique Peña Nieto para impedir que los empresarios sean obligados a publicar declaraciones patrimoniales, de intereses y de impuestos como si fueran funcionarios públicos.
Las comisiones dictaminadoras fueron citadas para sesionar este martes, por la mañana, unas horas antes de que se reúna el pleno de la Cámara alta para un periodo extraordinario de un día.
La senadora independiente, Martha Tagle, informó que la convocatoria enviada a los legisladores no llegó acompañada de un proyecto de dictamen, sino sólo de la propuesta del Jefe del Ejecutivo, en la que todas las personas físicas y morales que tengan contratos con el Gobierno quedarían liberadas de esa obligación en materia de combate a la corrupción.
El presidente de la Comisión Anticorrupción, Pablo Escudero, adelantó que el proyecto de dictamen que será sometido a discusión y votación incluirá la misma redacción propuesta por Peña Nieto para modificar el Artículo 32 de la Ley de Responsabilidades y 15 disposiciones más relacionadas con el mismo.
“El dictamen será en los términos del Ejecutivo y creemos que así se aprobará”, dijo.
Las bancadas del PRI y PVEM adelantaron que se allanarán a la propuesta presidencial en sus términos.
En el caso del PAN, aunque la mayoría de los legisladores coinciden con la propuesta presidencial, la bancada discutirá el tema para fijar una posición entre hoy y mañana.
“El grupo se reunirá este lunes. Hay una posición mayoritaria por ir en los términos. Analizaremos las posibles redacciones alternativas”, explicó el coordinador panista, Fernando Herrera.
Los perredistas trabajan en la elaboración de una redacción alternativa y se espera que en las últimas horas se confirme la posibilidad de que se abstengan en la votación.
“Estamos trabajando en una redacción alterna y tomaremos la decisión final en el grupo, aunque lo más probable es que votemos en abstención”, adelantó el coordinador perredista Miguel Barbosa.
Para avalar el veto presidencial sólo se requiere de mayoría simple, es decir, 50 por ciento más uno de los votos de los senadores presentes en la sesión.
El pasado jueves, luego de reunirse con senadores de todos los partidos, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, aseguró que existe un consenso para aceptar las observaciones del Ejecutivo.
Insistió en que, de permanecer la redacción aprobada inicialmente por el Congreso, el Sistema Nacional Anticorrupción se volvería inoperante, ya que se tendría que procesar la información de 35 millones de mexicanos que reciben recursos gubernamentales.