Antonio Baranda y Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 30-Mar .- Por 8 votos contra 3, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) perdonó a 275 precandidatos a presidentes de comunidad de Tlaxcala, la mayoría del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a pesar de que incumplieron la ley electoral.
Los precandidatos a esta figura local, que se asemeja a una subalcaldía o presidencia auxiliar, no presentaron sus informes de precampaña correspondientes, lo que se sanciona con la pérdida de registro, en términos de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE).
Sin embargo, a propuesta de la Comisión de Fiscalización, que preside Ciro Murayama, el INE no aplicó la cancelación del registro de dichos precandidatos y sólo impuso multas económicas mínimas a los partidos que los postularon.
De los 275 precandidatos que libraron la pérdida de registro, 98 son del PRI, 79 del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), 93 de Nueva Alianza (Panal), 4 del Partido Socialista y 1 del Partido de la Revolución Democrática (PRD).
Murayama defendió el perdón al señalar que la LGIPE no prevé una sanción para esta figura adicional de Tlaxcala, aunque fue la misma norma que utilizó el INE para fiscalizar los recursos de esos precandidatos.
Durante la discusión del proyecto, que por momentos se tornó acalorada, la excepción fue duramente criticada por los consejeros Pamela San Martín y José Roberto Ruiz, así como por el representante del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) ante el INE, Horacio Duarte.
“Entonces por qué los fiscalizamos, entonces por qué imponemos cualquier sanción, qué regla es la que sí le aplicamos y cuál es la que no. Las presidencias de comunidad que se eligen por el sistema de partidos tienen exactamente las mismas reglas que cualquier otra elección”, expuso San Martín.
“Y si no la aplica esa regla, insisto, cuáles son las que sí le aplican. Si fiscalizamos, (lo hacemos) con las reglas que la ley nos pone, que nos da para fiscalizar. ¿Cuál es el criterio para determinar que una regla sí aplica o deja de aplicar?”.
Duarte consideró que con el perdón a la no presentación de los informes de precampaña, se regresa al viejo modelo de “a los amigos justicia y gracia y a los enemigos sólo justicia”, en referencia a los 98 precandidatos del PRI.
“Hace una semana discutiendo un tema exactamente de la misma naturaleza con el caso Durango, por 2 mil 295 pesos que el candidato de Morena dejó de reportar se alegó por los integrantes del Consejo que no podía haber modulación de la pena”, acusó Duarte.
“Que simplemente había una pena que es no permitirle el registro como candidato. Y ahora, de manera sorpresiva, el dictamen sí trae una ponderación, determina que la sanción que debe imponer debe ser aquella que guarde proporción con la gravedad de la falta”.