Como en todos los temas que producen urticaria en la sociedad, el aumento de la edad para el retiro se maneja de manera discreta, bastante cautelosa podría decirse, que lo sepan sólo en ciertos círculos, como los líderes sindicales que por “cautela” no lo mencionan a sus compañeros.

No obstante, es algo que se manejó en el seminario “Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR). Retos y Perspectivas”, que tuvo lugar en la Ciudad de México la última semana de abril, en donde se dijo que la edad actual para pensionarse, de 65 años, debe elevarse a 67, como en Estados Unidos, Dinamarca, Países Bajos y Suecia, entre otros, aunque algunos se inclinan porque de una vez se llegue a 68.7 años de Italia, que es la más alta.

La propuesta se basa en que actualmente los jóvenes tienen una esperanza de vida cada vez mayor, gracias a que la medicina ha progresado de manera exponencial y contribuye a que estén en mejores condiciones que la generación anterior, por lo tanto, es necesario incrementar la edad de retiro.

Esta posición no es nueva, puesto que lo planteó en 2012 la Comisión Nacional de Ahorro para el Retiro (Consar), al considerar que elevar la edad para la jubilación o pensión debería de ser gradual. Este ajuste permitirá a la generación en transición un ahorro equivalente al 7.4% del Producto Interno Bruto (PIB) y aumentaría la tasa de reemplazo de 39.5 a 49%, casi la mitad del salario, porque se acumula más y se pagará menos.

Incluso, la misma Consar fue más lejos al sugerir que ya no se ponga edad fija, sino dejarla vinculada a que se revise esa edad conforme a la esperanza de vida, como lo hacen los países industrializados, razonando que la esperanza de vida en México es de 77 años para las mujeres y de 73 años para los hombres, estimación que se modifica conforme transcurren los años, que podría llegar hasta los 80 años.

La tesis no cambia, al establecer que si no se modifica ahora la edad de retiro “no habrá dinero que alcance” para el pago de las pensiones, “además que ningún trabajador en la actualidad pasa de activo a retirado, sino que busca actividades menos intensas”.

Sobre el punto anterior hay una gran verdad, pero lo que no mencionan en la Consar es que los retirados se ven obligados a buscar un ingreso extra debido a lo raquítico de las pensiones, que en miles de casos es entre uno y dos salarios mínimos, por eso hasta que prácticamente no pueden caminar, siguen contratados en algo que vaya acorde con sus funciones físicas.

En el seminario se habló sobre que al elevar la edad para el retiro asegurará que las empresas aprovechen el caudal de experiencia que tienen las personas mayores de 65 años, lo cual ayudaría a mejorar la productividad de los negocios y calidad de vida en los adultos mayores.

El presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), Carlos Noriega, explicó que en los próximos 15 años, la proporción de adultos mayores se va a duplicar en México, debido a que el país está en una transición demográfica, ya que disminuye la tasa de fecundidad, por lo que se debe reflexionar sobre la importancia de que siga más tiempo el personal.

Lo que no se menciona en este tipo de seminarios es la opinión de los trabajadores, de los directamente vinculados a una decisión de esa naturaleza, voz que debería escucharse mediante los dirigentes sindicales, pero éstos no lo comunican para evitar problemas debido a que toda su atención está centrada en mantener el control de las organizaciones y aparecer en la foto junto a las autoridades, o en hacer declaraciones intrascendentes.

De las protestas que hubo cuando se modificó la ley para que la edad fuera a los 65 años, se visualizaba que no pasaría de alborotos por unos días y como tema recurrente en las conferencias de prensa, lo que seguramente volverá a ocurrir ahora, pero que en nada afecta a los líderes, puesto que ellos no trabajan, de manera que si han estado 15, 20 o más años al frente de las agrupaciones, pueden seguir más tiempo.

PROPUESTAS MINÚSCULAS

A cuatro semanas de que concluyan las campañas de los candidatos a diputados federales, no hay propuestas o por lo menos una idea de cuál es su papel, así de tajante es el sector empresarial en el recuento que hizo de lo que han planteado en los tres distritos.

El problema es que a ninguno de los 30 aspirantes se les dijo cuáles son las funciones que desempeñan los miembros de la Cámara de Diputados, por lo tanto andan como el “gorras”, ofreciendo solucionar el faltante de agua potable, la pavimentación de calles y construcción de banquetas, o prometer becas escolares y apoyos alimenticios, que aun cuando forme parte de las gestiones tradicionales, no es su labor básica.

Lo sazonan con falsedades, como esa que pregona el candidato blanquiazul del Distrito 03, de que los gobiernos de su partido “enfrentaron con éxito el narco” al haber logrado “un verdadero sistema articulado, coordinado y comunicado entre los tres órdenes de gobierno”, cuando lo cierto es que la administración del expresidente Felipe Calderón fracasó rotundamente en Michoacán, su estado natal, que ni el Ejército ni la policía federal y menos las corporaciones municipales pudieron derrotar al crimen organizado, el mismo que hoy tiene en jaque a los michoacanos, guerrerenses y tamaulipecos. Lo que hoy se vive deriva de lo que dejó el calderonismo.

Un discurso hueco, falto de compromiso, es el que utiliza la mayoría de los postulantes y es a lo que se refiere Francisco Ruiz López, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), capítulo Aguascalientes, al citar que “las campañas las veo faltas de propuestas, necesitamos que se pongan al nivel ciudadano, no podemos seguir teniendo candidatos de corto plazo que están pensando en ganar la elección, y no en rendir cuentas”.

Lo que se ha escuchado en el primer mes de campaña, agregó, son ataques, cuando lo razonable sería “estar oyendo propuestas, y saber cómo van a disminuir la corrupción y terminar la impunidad”; asimismo, en su oferta no contemplan programas de capacitación a estudiantes ni modernización del aparato productivo.

De igual forma, los empresarios demandan que divulguen qué han hecho sus partidos por los mexicanos como para tener confianza en ellos, porque si defienden origen, tesis y principios es porque están convencidos de ello, pero si guardan silencio sobre el particular es porque “no tienen calidad moral para pedir el voto”.

Para que lo tengan en cuenta, Ruiz López subrayó que la gente votará por el candidato o la candidata que tenga mayor conocimiento y compromiso de lo que significa ser diputado federal, de manera que en estas semanas se apresuran a cambiar el chip o se quedarán silbando en la loma.

LA INDIA MARÍA

“Qué creen, que me perdí, sí, no supe para dónde ganar y bueno, como venía a trabajar para ustedes fui y pregunté si ahí era El Heraldo y me dijeron que no, que era El Sol…”, lo que provocó silbidos y risas entre la concurrencia.

Así empezó su presentación la recién fallecida María Elena Velasco, la sin par India María, durante el 40 aniversario de El Heraldo de Aguascalientes que se celebró en 1994, que por espontaneidad sabía contagiar con su alegría. Hizo bromas a medio mundo, incluidos el fundador y director general de esta empresa Mauricio Bercún Melnic (q.e.p.d.), al gobernador Otto Granados Roldán y a su antecesor Miguel Ángel Barberena Vega, que por cierto, fue la primera vez que se reunían después que MABV dejó el cargo.

En un momento determinado sacó a bailar a uno de los meseros, que sin hacerse del rogar se dejó abrazar por ella y luego lo hizo objeto de guasas, sabiéndose al terminar la fiesta que era parte de su grupo al presentar a todos sus compañeros.

Fue una jornada que se guarda en la memoria; no obstante ser una figura de cine, televisión y teatro irradiaba sencillez y por esa misma afabilidad permitió que quien quiso se acercara a ella y se tomó la foto del recuerdo.