Penalyka: El Rock de la cárcel

1004935834

Noé Magallón
Agencia Reforma

PUERTO VALLARTA, Jalisco 21-Jun .- Rogelio Sotelo y Hermann Nehls son un cantante y un baterista que, como muchos otros músicos, tienen la habilidad para interpretar diferentes subgéneros del rock. La diferencia es que ellos están presos.
Ambos forman parte de Penályka, una banda surgida en 2013 en el taller de música del Centro Integral de Justicia Regional de Puerto Vallarta, y que con otros reclusos se encargan de amenizar eventos internos.
La idea y nombre surgieron de Marco Antonio Villa Quintero, un músico que estuvo encarcelado, dijo Sotelo vía telefónica.
“Este personaje ya salió, un baterista… él tuvo esa necesidad, esa inquietud, él como baterista profesional tuvo una idea y de pedir un espacio para que se abriera uno para expresar nuestro sentir en la música”, platicó.
El grupo cuenta con cinco integrantes, cuyas edades van de los 25 a los 53 años.
Algunos de sus miembros son el baterista Ricardo Varela, el guitarrista Augusto Mujica y el bajista Mario Padilla.
Regularmente tocan covers, aunque ya cuentan con siete composiciones propias.
“Podemos tocar desde un rock and roll hasta un rock metálico y pudiéramos mezclar algo de rock-pop, reggae (en inglés y español)”, añadió el vocalista.
Desde el surgimiento de Penályka, Sotelo y Nehls son los únicos miembros originales que quedan.
“Grábate bien su nombre; Penályka va hacer algo pronto allá afuera por las canciones propias; Penályka va a hacer ruido allá afuera porque parte del plan que traemos es reunirse allá afuera”, comentó por su parte Nehls, de ascendencia alemana.
El quinteto, que ha adquirido sus instrumentos por donaciones, está preso por diversos delitos, como el robo, atentados a pudor y violencia intrafamiliar. Pero ya aprendió la lección, aseguró Nehls.
“Como seres humanos seguimos cometiendo errores, pero creo que ya son mínimos, porque cuando quieres aprender y tomar lo bueno de este lugar, esta es una prueba de que hay muchas pruebas para dar”, expresó.