Por: Octavio Díaz García de León

Twitter: @octaviodiazg

Las finanzas de PEMEX están en su peor momento en décadas. Debido a un declive en su producción de petróleo y una reducción de los precios del mismo en los mercados internacionales, PEMEX tuvo la mayor pérdida desde 1993, en que se empezaron a reportar estas cifras, la cual ascendió a $146,856 millones de pesos (MDP). Esto fue impulsado por una caída en sus ingresos de $241,000 MDP (13.4%) entre 2014 y 2015. Las pérdidas no fueron mayores gracias a que el precio de importación de la gasolina disminuyó, pero en el mercado al consumidor no han bajado los precios. Los automovilistas contribuimos a contener las pérdidas de PEMEX pagando por una gasolina mucho más cara que en Estados Unidos, de donde la importa esta empresa. Ante la emergencia, hace un mes el presidente Peña Nieto nombró como nuevo director general de PEMEX al Dr. José Antonio González Anaya en sustitución del polémico Emilio Lozoya Austin.

PEMEX tiene un enorme problema de liquidez. A fines de diciembre les debía a sus proveedores $147,000 MDP y tenía meses de no pagar. La nueva administración pidió un crédito por $15,000 MDP para pagar a aquellos proveedores a quienes les adeude menos de $85 MDP con lo que se podría aliviar la situación de las PYMES que le venden a PEMEX. Pero la mayor parte del adeudo persiste. Por otra parte, su viabilidad financiera de largo plazo está comprometida por, entre otras deudas, un pasivo laboral de 1.54 billones de pesos.http://www.cnnexpansion.com/negocios/2016/01/29/pemex-logra-ahorro-de-186500-mdp-en-pasivo-laboral.

No ayudó a evitar el deterioro de la situación de PEMEX la actuación del anterior director general, quien, por ejemplo, ordenara la adquisición de plantas innecesarias en donde se benefició más al vendedor que a PEMEX; creara una estructura excesiva de altos mandos y no lograra abatir los ya legendarios problemas de corrupción.

Otro problema añejo y muy grave es el robo de combustibles que le cuestan a PEMEX alrededor de $18,000 MDP al año. En 2013 se detectaron 2,612 tomas clandestinas y en 2015 crecieron a 4,239, un incremento del 62%. Es un caso más donde el estado mexicano ha sido rebasado por la delincuencia organizada. http://www.excelsior.com.mx/nacional/2015/11/23/1059027.

El director general nombró como Director Corporativo de Administración, al Ing. Carlos Treviño quien conoce PEMEX a fondo y tuvo un papel destacado en el IMSS en un puesto equivalente. Él, junto con el director de finanzas, Juan Pablo Newman, serán clave para sacar adelante a esta empresa. Algunas de las medidas que se podrían tomar son:

  1. Contrataciones transparentes.
  2. a) Utilizar las experiencias que tuvieron en el IMSS, apoyados por la OECD y la Comisión de Competencia para asegurar condiciones justas de competencia a los proveedores.
  3. b) Adoptar las mejores prácticas que ha propuesto la Secretaría de la Función Pública haciendo públicas las sesiones de los comités de adquisiciones y estableciendo reglas de relación con proveedores muy estrictas.
  4. c) Hacer públicas las declaraciones de conflicto de interés, patrimonial y fiscal de los funcionarios de PEMEX.
  5. d) Someter a todos los compradores de la empresa a control de confianza.
  6. e) Reforzar el papel del auditor interno en todo el proceso de contratación.
  7. f) Usar a testigos sociales en los procesos de adquisición.

  1. Combatir la corrupción. No existen estimaciones de cuánto le cuesta la corrupción a PEMEX, pero no es difícil pensar que es significativa. Suponiendo que por combatir la corrupción se pudieran reducir los costos en un 10%, el impacto sería equivalente a $54,000 MDP (http://eleconomista.com.mx/industrias/2015/09/16/renuncia-jefe-compras-pemex). Para ello se podrían establecer convenios de colaboración con las instancias de Inteligencia del gobierno federal (CISEN, CENAPI, Policía Federal, Secciones de inteligencia militar, y la UIF de la SHCP), la PGR y la SFP para investigar y combatir actos de corrupción.

  1. Robo de combustibles. Si como ya se ha visto, el Estado Mexicano no ha podido abatir el problema, se podría recurrir a servicios de protección extranjeros del tipo de los que operan en Irak y otras zonas del mundo con alto riesgo, o bien crear una fuerza de tarea mexicana especializada en combatir este delito.

  1. Sindicato. Negociar con el sindicato un plan de rescate de la empresa. Se podría tomar como referencia el caso exitoso de la privatización de TELMEX. El Ing. Slim y su equipo fueron capaces de establecer muy buenas relaciones con el sindicato sin dejar de ser una de las empresas más rentables del mundo.

  1. Consejo de Administración. Es importante que actúe como un verdadero contrapeso a las acciones de la administración, tomando un papel más activo en los temas de auditoría y combate a la corrupción y deteniendo decisiones polémicas como la adquisición de plantas que no son centrales a la estrategia de la empresa o el crecimiento inmoderado de la estructura de altos mandos, como ocurrió en la gestión de Lozoya.

  1. Prestaciones. Replantear, por ejemplo, el servicio médico que se puede tercerizar o sustituir por un seguro de gastos médicos que seguramente será más barato.

  1. Pensiones. Buscar un esquema de financiamiento de largo plazo de las pensiones y quitarlo del balance de PEMEX.

La tarea se ve descomunal para la nueva administración de PEMEX, pero lo que está en juego no solo es el futuro de la empresa, sino el del país. Ojalá en el poco tiempo que resta de esta administración puedan sacar adelante este reto.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/         http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/   Correo: odiazgl@gmail.com