Los “préstamos fáciles” que se ofrecen de manera informal, son un arma de doble filo para las personas que ante la urgencia del efectivo, aceptan créditos sin tener noción de la procedencia del recurso, advirtió el presidente de la Barra de Abogados de Aguascalientes, Leobardo Contreras Moreno.
Advirtió que el préstamo de dinero por parte de particulares que se anuncian en postes o volantes no está sometido a los controles de lavado de dinero que existen en una institución financiera o caja de ahorro, donde se tiene una personalidad jurídica y existe certeza de un contrato con cláusulas.
“Tengan mucho cuidado en saber de dónde proviene el dinero que les prestan para que eviten un problema mayor, donde ojalá todo quedara en un juicio o demanda de carácter judicial, pero en algún momento de urgencia es preferible a una institución reconocida que tiene cara y nombre”.
Si se llegara a recurrir a uno de estos créditos informales, lo mejor que el deudor puede hacer es cumplir con los pagos puntuales y obligaciones, cerciorándose de qué tipo de documentos firma para que en un momento dado no se vea sometido a amenazas o condiciones ventajosas.
Por lo anterior, recomendó que se evite la obtención de financiamiento por este tipo de personas que sólo ofrecen un número telefónico, por más fácil que resulte obtener el dinero, y se recurra a establecimientos formales.
Contreras Moreno indicó que los juzgados han tomado medidas de protección contra el lavado de dinero, en los que se llegó a solicitar la intervención del Ministerio Público cuando no hay certeza del origen de los recursos.
Señaló el caso de remates efectuados por los juzgados, en donde se llegó a detectar postores que exhiben una cantidad superior al 20% que es exigido para participar en las posturas, sin presentar el menor interés en la adquisición del bien que se pone a remate, con la finalidad de que posteriormente se les reintegre el monto con una orden de pago en cheque para legitimar ese dinero.