El obispo emérito de Colima, Gilberto Valbuena Sánchez, advirtió que nos dejamos llevar por el secularismo y relativismo. “El hombre cada vez se aleja más de Dios, porque cree que se basta a sí mismo, nos creemos merecedores de todo sin hacer el menor esfuerzo por conseguirlo, y nos resulta muy cómodo echarle la culpa a los demás de lo malo que nos sucede”, señaló.

Indicó que queremos felicidad pero no luchamos por ella, esperamos que nos caiga del cielo; queremos paz, y lo mismo. Hay que dejar a un lado el egoísmo, el individualismo, porque sólo con la unidad podemos alcanzar las metas que nos proponemos.

“La unidad nos da fuerza, solos nos quebramos uno a uno, hay que ver por el prójimo y trabajar juntos en la búsqueda de nuestras necesidades, es indispensable la cooperación de todos, que cada quien haga lo que le corresponde y dejar de lamentarnos y de echarle la culpa a los demás; hay que sumar en vez de restar conciencias”.

Añadió que hay mucha ignorancia religiosa, no conocemos la religión, y hablamos mucho de ella, opinamos mucho, pero esta deficiencia viene desde la infancia, y ahí es donde debemos reforzar la evangelización.

“También hay mucha ignorancia de los principios morales y sociológicos”, reconoció el prelado, quien ayer vino a encabezar las peregrinaciones a Catedral, de las 17:00 horas, como parte del Quincenario en honor a la Virgen de la Asunción.

“El hombre se siente indispensable, y sabedor único de la verdad, lo que digan los demás, le vale, porque sólo importa lo que él dice o piensa y hace. Es mejor encender un cerillo que estar maldiciendo las tinieblas”, destacó el Pastor al insistir en la importancia de trabajar en unidad.

“Vivimos un presente, sin acordarnos del pasado y sin ver al futuro, y eso sólo trae individualismo, egoísmo”, subrayó monseñor Valbuena Sánchez.