Josemaría León Lara

Esta semana fuimos víctimas una vez más de las fantasías creadas por los medios masivos de comunicación y el gobierno mexicano. Es recurrente que nos sigamos enganchando en semejantes tonterías, solamente basta recordar al chupa cabras, a Gloria Trevi y Sergio Andrade, los náufragos, la influenza, la niña Paulette y por supuesto el reciente caso del secuestro del futbolista Alan Pulido.

Cabe mencionar que en todos y cada uno de los casos mencionados es probable que exista algo de verdad en ellos, sin embargo las recurrentes inconsistencias, es lo que tumba toda credibilidad de dichas historias; mismas que deberían de recibir un merecido reconocimiento por su narrativa de ficción.

Habiendo tanta tela de donde cortar, haciendo referencia por supuesto a los acontecimientos de la vida nacional e internacional que valen la pena ser contados, los medios procuran a toda costa desviar nuestra atención y darle el reflector en muchas ocasiones a situaciones absurdas con coberturas que van desde un par de días, hasta semanas enteras.

Por supuesto que esto no se trata de una teoría de conspiración, ni tampoco de dejar en absoluto que los medios de comunicación quieren desviar nuestra atención (burlándose de nuestra inteligencia) por existir una trama macabra detrás de todo. Ahora bien, es importante abrir los ojos para darnos cuenta que mucha de la información que consumimos vía radio, televisión, prensa escrita y ya también en las plataformas digitales, la mayoría de las veces suele ser basura desinformativa pagada.

Cabe reconocer que poco a poco México está despertando, basta con ver el desplomo financiero de las principales televisoras del país, mismas que están tratando de revertir esa tendencia a toda costa al transformar sus contenidos de información y entretenimiento a través de plataformas “novedosas”. Claro ejemplo es que Joaquín López Dóriga deja el noticiero estelar de su televisora, ¿será que habrá perdido su infalibilidad?

Pero no es necesario utilizar como ejemplo a los medios de cobertura nacional para darnos cuenta de tal situación. Dicen que la ropa sucia se lava en casa, y es por ello que también en los estados tenemos nuestros casos de noticias tremendistas y de comunicadores de verdad absoluta.

Todo apunta a la balanza comercial, mientras exista demanda habrá oferta, mismo que quiera decir que mientras sigamos consumiendo lo que se nos ofrece sin ni siquiera pensar, seguiremos siendo víctimas de la mediatización de nuestra inteligencia, para permanecer siendo un pueblo pasivo e ignorante.

Por otro lado mientras se siga permitiendo que los tres niveles de gobierno sigan gastando millones y millones de pesos para que se hable bien de ellos y mal de otros, vamos a seguir literalmente jodidos.

Y cambiando completamente de tema y con afán de concluir, quiero hacer un llamado de ciudadano a ciudadano para que acudamos a votar el domingo, recordando que el sufragio es un derecho pero también un deber para con México, es importante que también los ciudadanos ayudemos al fortalecimiento de la democracia.

jleonlaradiaztorre@gmail.com

@ChemaLeonLara