José de Jesús López de Lara

Una ejemplar sentencia de casi 27 años de prisión, fue la que recibieron dos mujeres que se dedicaban a la trata de personas.
Las sentenciadas obligaban a sus víctimas a intimar con clientes de un bar denominado “El Gato Loco”.
Fue el titular del Juzgado Mixto de Primera Instancia con sede en el municipio de Rincón de Romos, quien sentenció a 26 años y 9 meses de prisión a las procesadas María Gloria, de 39 años y Eugenia Guadalupe, de 18 años.
Lo anterior, tras ser encontradas culpables de los delitos de corrupción de menores y trata de personas.
Fue en el mes de enero del 2013, cuando una mujer acudió a la Agencia del Ministerio Público con sede en el municipio de Rincón de Romos, para denunciar que su hija de 15 años, era explotada sexualmente por el dueño del bar “El Gato Loco”.
Asimismo, señaló que dicho sujeto, identificado con el apodo de “El Fer”, la tenía amenazada si decía algo.
Posteriormente, agentes de la Policía Ministerial del Estado llevaron a cabo un operativo en el bar “El Gato Loco”, ubicado en la carretera federal No. 71 y entronque con la carretera a Los Alamitos, en el municipio de Tepezalá, donde detectaron la presencia de varias jovencitas que convivían con los clientes.
Mediante trabajos de investigación, policías ministeriales encubiertos descubrieron que las jovencitas eran empleadas en dicho bar y además de trabajar como meseras, las obligaban a convivir con los clientes, como era el ingerir bebidas alcohólicas y sostener relaciones sexuales.
Posteriormente, el 31 de enero del 2013, los policías ministeriales detectaron que “El Fer” salía del bar y se retiraba en una camioneta Ford Aerostar, color blanco y placas de circulación de Aguascalientes.
Los agentes ministeriales lo siguieron hasta la colonia Palo Alto, en el municipio de Pabellón de Arteaga, donde lograron interceptarlo y detenerlo.
Se estableció que el sospechoso había ido a recoger a una jovencita para trasladarla a trabajar al bar “El Gato Loco”.
Al establecerse que se trataba de una adolescente de 15 años, se procedió a detener a Fernando, alias “El Fer”, quien fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público.
Durante el desarrollo de las investigaciones realizadas por los agentes ministeriales, se descubrió que Fernando y otras tres mujeres, se dedicaban a reclutar a jovencitas a quienes mediante una serie de engaños las llevaban a trabajar al bar y, posteriormente, las obligaban a convivir con los clientes.
De esta forma, los policías ministeriales llevaron a cabo una serie de operativos y en la calle Aquiles Serdán del poblado de San Antonio, Tepezalá, fue detenida la primera mujer identificada como María Gloria, alias “La Gloria”.
Posteriormente, en la calle Chiapas de la colonia Popular, en el municipio de Rincón de Romos, fue detenida Eugenia Guadalupe, alias “La Lupe”.
Finalmente, fue detenida la tercera sospechosa identificada como Liliana, la cual fue ubicada en el Hotel Único, ubicado en la Zona Centro del municipio de Pabellón de Arteaga, lugar donde se hospedaba.
Cabe destacar, que las mujeres ofrecieron dinero a los policías ministeriales para que las dejaran en libertad, por lo que también fueron denunciadas por cohecho.
Durante el desarrollo de las investigaciones, la entonces PGJE logró ubicar a cuatro mujeres, cuyas edades oscilaban de los 13 a los 15 años, quienes rindieron sus declaraciones ministeriales y describieron la manera en que habían sido “enganchadas” para trabajar en el bar y ser obligadas a sostener relaciones sexuales e ingerir bebidas alcohólicas con los clientes.
Con relación a este caso, Fernando ya había sido sentenciado previamente a 23 años y 9 meses de prisión.