Eloisa Cabrera Lugo
Agencia Reforma

MÉXICO, DF.- Para seleccionar las mejores zonas para escalar en el país, recurrimos a Fanny Monreal y Ricardo Ramos, expertos de la Ciudad de México y Guadalajara, respectivamente. No fue fácil ponerlos de acuerdo, pero lo logramos. Aquí está su lista (antes de lanzarte a la aventura, no olvides preparar las cuerdas, los arneses y el calzado especial):

Nuevo León | Desafío regio
Los escaladores de cepa coinciden en que el cañón seco Potrero Chico es una de las zonas más desarrolladas para escalar en el país.
En sus paredes de roca caliza se practica escalada deportiva, tradicional y bouldering, que consiste en ascender por rocas sin cuerdas ni arneses, a pocos metros del suelo.
El cañón está dentro del parque homónimo. Aunque es visitado todo el año, por el calor norteño es más frecuentado en invierno.
La clave: Sendero Luminoso, una ruta de 500 metros de ascenso por la pared conocida como El Toro.

Jalisco | Rutas tapatías
Hay muy pocos lugares en México con la calidad de roca de esta zona, asegura Jonathan González, autor de una guía para escalar en San Francisco de Ixcatán.
Las paredes de riolita volcánica de este cañón, en la Barranca de Huentitán, son muy sólidas y tienen varios retos para escaladores experimentados: hay unas 160 rutas. La zona se localiza a menos de una hora de Guadalajara. El clima es cálido y seco la mayor parte del año; los mejores meses para escalar son de octubre a mediados de marzo. La clave: Sunshine Wall es una de las paredes emblemáticas, tiene ocho rutas, en su mayoría complejas; las clásicas son Líder de opinión y Cambio climático.

Chihuahua | Reto en el norte
El cañón de la cascada de Basaseachi y la barranca Candameña son, según expertos, zonas de alta calidad para escalar, en pleno desarrollo.
Las paredes son de granito y en el paisaje abundan pinos y encinos. Se practica escalada tradicional, deportiva, mixta y bouldering: hay retos para todos los niveles de experiencia. En verano se puede escalar a la sombra de las paredes. Otoño y primavera son mejores temporadas. La clave: El Gigante, la pared de escalada más alta de México, con casi 900 metros.

Estado de México | Favorito chilango
El tipo de escalada que se practica en las peñas de Dexcaní Alto, en Jilotepec, es deportiva. El paisaje presume encinos frondosos y se ha vuelto popular, especialmente entre los defeños por su cercanía a la ciudad (menos de dos horas en auto). El sitio tiene estacionamiento y cuenta con varias decenas de rutas. Se puede visitar todo el año, pero los mejores meses son de mayo a octubre, cuando no llueve. La clave: Las chicas superpoderosas, una ruta muy compleja.

Guerrero | Ascenso a la sombra
Chontacoatlan, mejor conocido como “El Chonta”, es una cueva para escalar cercana al Parque Nacional Grutas de Cacahuamilpa. Aproximadamente hay 45 rutas equipadas y el nivel de retos no la hace apta para principiantes. Aquí se puede escalar casi todo el año, sin embargo el ambiente es húmedo y hace calor todas las temporadas.
La clave: la ruta ícono se llama Tomate suavecito para el campeón, es compleja.