Malos trabajos en el drenaje provocaron que más de 120 beneficiarios del “Comedor de la Maestra”, de la fundación AACAFIQ, se quedaran sin alimento caliente, lamentó el activista Juan Antonio Neri Alvarado. Señaló que la infraestructura hidráulica colapsó, por lo que no pudieron dar servicio a familiares de pacientes del Hospital Hidalgo, mismo que esperan poder reanudar el próximo lunes.
“El problema se originó a raíz de una nueva conexión que se hizo; la manipulación en el tubo central o a causa de los residuos de la obra, no lo sabemos; la realidad es que hay un problema constante en las áreas bajas, ya que se sale el agua por las coladeras; no es normal pero sucede cuando llueve mucho, porque no hay la capacidad de desagüe”, lamentó.
Para arreglar este problema, la asociación deberá invertir al menos 5 mil pesos, lo cuales son sumamente necesarios, ya que no cuentan con apoyo de ninguna instancia gubernamental para dar el servicio de comedor y otros apoyos a pacientes y familiares con cáncer y fibrosis quística, así como otras patologías que se atienden en el Hospital Hidalgo.
“Abrimos un registro porque creíamos que ahí estaba la falla, pero no estaba brotando el agua; ahí nos dimos cuenta que el problema era afuera, por lo cual pedimos el apoyo de CCAPAMA, y se va a atender la línea central, ya que por obras que ha habido de parte de ellos, se requiere de una limpieza integral a tubería central”, explicó.
Neri Alvarado subrayó que desafortunadamente todo el año han tenido la necesidad cerrar por segunda ocasión el comedor, todo por el problema de agua, pues la vez anterior, no había servicio, por lo cual piden que se dé la atención necesaria lo antes posible para no afectar más la operación del lugar.
“El drenaje colapsó ayer (jueves), esperamos el lunes reanudar, porque sigue llegando gente y no la podemos atender ya que sigue la obra civil al interior; por fortuna es ya fin de semana, nos dedicaremos a limpiar muy bien para poder recibirlos nuevamente; lo que nos duele más es que las personas se queden sin alimentos, pues no cuentan con recursos necesarios; son cerca de 25 niños los que vienen aquí a comer diario”, precisó.