El día más importante en la vida de José Luis Rangel Medina y Alejandra Díaz Quiroz finalmente llegó. La Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción se vistió de flores blancas para recibir a la pareja y dentro de sus paredes tomar con libertad el sagrado sacramento del matrimonio.
En presencia de sus padres J. Jesús Rangel Quezada y Ma. Teresa Medina Esparza; así como Fernando Díaz Jaime e Irma Francisca Quiroz Mireles, los novios juraron ante Dios fortalecer su amor y mediante el intercambio de votos de fidelidad y respeto, fueron declarados ante la ley católica como marido y mujer.
El emotivo momento fue celebrado por los contrayentes, quienes fuertemente tomados de sus manos en señal de unidad fraterna y con la felicidad manifiesta, agradecieron al creador permitirles llegar libremente y con convencimiento a su altar.
Sus familiares y amigos más cercanos, mostraron su beneplácito con aplausos para la nueva familia que han conformado José Luis y Alejandra, así como con sus plegarias en su favor.
El jardín Edén Los Sabinos, fue el marco perfecto para que los recién casados disfrutaran de una hermoso brindis y donde el papá de la novia, puso el toque conmovedor a la velada, al interpretar para ella un bello tema en el que le mostró su felicidad y sus amor de padre ahora que ha formado su propia familia, mismo que tanto ella como su esposo, agradecieron infinitamente.

Compartir
Artículo anteriorRenuevan votos
Artículo siguienteLazo sagrado