César Amezquita y Mariana Hernández, ya son marido y mujer.
El sacramento del matrimonio lo recibieron en el templo de las Tres Ave Marías, recinto sagrado al que fueron entregados por sus respectivos padres, dándole a cada uno su bendición.
Los novios, con la felicidad a flor de piel, expresaron emocionados una enternecedora sonrisa, pues la ilusión de unirse al fin era una realidad. El representante de Cristo inició la ceremonia religiosa con un bello mensaje para la pareja, en el que los invitó a ser fieles seguidores de Dios ahora que comienzan una nueva etapa en sus vidas. Señaló que el Altísimo quiere para ellos una familia llena de amor y es por eso que han llegado ante él para obtener ese sacramento sagrado.
Luego de pronunciar sus votos de amor y fidelidad, intercambiaron los anillos benditos y les fue impuesto, en señal de unidad, el lazo.
Oficialmente fueron declarados como esposos ante la Iglesia y para festejar su enlace, los recién casados convivieron con sus familiares y amigos más cercanos en una emotiva recepción preparada especialmente en su honor, ahí compartieron su primer melodía como esposos, así como una velada llena de romanticismo para la feliz pareja.

Compartir
Artículo anteriorAmor eterno
Artículo siguienteEscuchan marcha nupcial