El Cristo negro de la Parroquia del Señor del Encino, fue el testigo principal en la celebración de los esponsales de Pedro González Barba y Moyra Méndez Jaime, pareja que deja atrás su noviazgo para conformar su propia familia.
Óscar Méndez y Alicia Jaime arribaron con su hija hacia el altar principal del recinto, en el cual su prometido la esperaba en compañía de sus padres, Pedro González Reynoso y Lili Barba de González.
Luego de que ambos recibieran por parte de ellos la bendición, se postraron ante Dios para de él, por medio de su siervo, recibir el séptimo sacramento de la Santa Madre Iglesia.
Alejandro Barba y Bertha Cortés serán los encargados de guiar por el buen camino a los nuevos esposos, al aceptar la encomienda como padrinos de velación.
Felizmente, pronunciaron sus votos de amor e intercambiaron anillos como signo de unidad indisoluble y posteriormente fueron consagrados el uno al otro hasta el final de sus días.
Al término de la santa misa, los recién casados se trasladaron inmediatamente a su recepción que tuvo lugar en el Rancho La Aurora, a donde les acompañaron sus familiares y amigos más allegados, con la finalidad de compartir con ellos la más agradable de las veladas.