No basta con pretender emprender un negocio, es fundamental hacer un plan detallado que permita determinar el mercado, y en base a ello definir los costos para asignar el precio final de los productos o servicios que se vayan a ofrecer; son muy pocas las personas que toman en cuenta estas consideraciones, señaló José Arturo Dávalos Jara, capacitador de “Desarrollo de Emprendedores”.
Destacó que lo elemental al pretender abrir un negocio, es definir el mercado meta, dando características específicas de acuerdo a sus hábitos de compra o consumo, además se debe considerar el producto, cuál es su color, tamaño y nombre, que lo hará atractivo y diferente respecto a lo que ya existe en el mercado.
Es con base en esto que se logrará determinar la ubicación que más conviene para lo que se va a ofrecer, además de ofrecer algún aliciente para mantener la lealtad del cliente; con ello también se pueden definir las políticas de precio, en conjunto con los costos, el margen de utilidad pretendido, a fin de lograr un punto de equilibrio entre unidades y precios, mismo que se verá reflejado en el precio final del producto o servicio.
Dávalos Jara enfatizó que son pocos los dueños de negocios que le apuestan a una verdadera campaña de publicidad; comúnmente los micro, pequeño e incluso los medianos empresarios lo consideran un gasto excesivo que no les será realmente redituable, sin embargo, esto les dará mayores ganancias de las que esperan, aunque no se cristalicen de la noche a la mañana.
En este sentido, recomendó puntualizar las mejores estrategias de marketing, de acuerdo al producto o servicio ofrecido, así como el mercado meta al que va dirigido; esto también ayudará a definir la plaza y los lugares de distribución y punto de venta.
Éstos pueden ser dinámicos, es decir, que va haber a quienes les convenga más contar con una red de distribución de casa en casa, que con una sucursal, lo cual a la larga podría reducir los costos de operación, que aunque sumados a la distribución, permitan mayores ganancias por el valor agregado que dará a los clientes, poder recibir lo que desean en la puerta de su domicilio.