Por: Octavio Díaz García de León

Twitter: @octaviodiazg

Para Estefanía

Si quisiéramos enriquecer el libro de Escalante sobre cómo gobernar repúblicas mafiosas (http://heraldo.mx/del-gobierno-de-las-republicas-mafiosas/) podríamos agregarle el capítulo, “Cómo evitar reformas que afecten los intereses del gobernante” y propondría el convocar a foros de discusión interminables sobre las leyes que lo incomodan a fin de no promulgarlas nunca. Una vez más, el Senado de la República organizó la semana pasada, varios foros de discusión sobre las reformas relacionadas con el combate a la corrupción. Esto a pesar de los innumerables foros que se hicieron el año pasado antes de las reformas constitucionales llamadas “Reforma Anticorrupción”.

Para quienes tienen interés en que el problema de la corrupción se resuelva, todo esto resulta desesperante. Así lo manifestó el Dr. Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) durante su participación en el tercero de los foros de discusión que se llevaron a cabo en el Senado. Cito al Dr. Pardinas: “…La palabra es procastinación; postergación o posposición, la acción o el hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables. Este foro es muy agradable, estoy oyendo gente muy inteligente sobre el tema, pero ya llevamos muchos foros, ya llevamos muchos años discutiendo este asunto…ya las ideas están ahí sobre temas sustantivos, ya hay una propuesta específica de la sociedad civil…”. El Dr. Pardinas decía que es necesario modificar más de 20 leyes para implementar la reforma y por lo tanto urge más bien ponerse a trabajar en ellas en lugar de seguirle dando vueltas a un tema más que discutido. (http://comunicacion.senado.gob.mx/index.php/informacion/versiones/26692-version-estenografica-del-bloque-3-de-los-foros-en-materia-de-anticorrupcion-convocado-por-las-comisiones-de-anticorrupcion-y-participacion-ciudadana-de-justicia-y-de-estudios-legislativos-segunda-del-senado-de-la-republica.html)

Seguir organizando foros sobre el tema de la corrupción equivale a hacer foros de discusión acerca de cómo se puede detener la epidemia de influenza, en lugar de ponerse a aplicar vacunas, repartir el antiviral y tomar otras medidas de emergencia como ya lo están haciendo las autoridades de salud; y eso que la corrupción le hace más daño al país que la influenza.

El IMCO junto con otras organizaciones de la sociedad civil han lanzado una propuesta de Ley General de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos. Esta propuesta de ley viene a reforzar aspectos que ya se encuentran en otras leyes y a complementarlas con aspectos que no existían, tal como el tipificar conductas de corrupción. Se le ha llamado “Ley 3 de 3”porque entre sus propuestas está el hacer públicas, con carácter obligatorio, las declaraciones de intereses, impuestos y patrimonio de todos los servidores públicos. Estas organizaciones están convocando a que la sociedad la firme para proponerla al Congreso. Los invito a firmarla. En Aguascalientes podrán hacerlo en el CIDE y en la sede de la Coparmex (http://ley3de3.mx/#firma). Es una forma en que la sociedad puede manifestarse contra la corrupción, apoyando una iniciativa de ley que trae elementos novedosos y que se podrá ir enriqueciendo, pero, sobre todo, forzar al Congreso a la acción.

Sin embargo, la falta de estas reformas, que además pueden tardar años en ponerse en operación, no debe ser pretexto para no combatir a la corrupción de inmediato. Las instituciones que se harán cargo del combate a la corrupción, de acuerdo con la reforma constitucional anticorrupción, ya existen y se pueden poner a trabajar con las herramientas que tienen a la mano. Los estados tienen también esas mismas instituciones o las pueden crear muy rápido. No es un problema de reformas legales. Es un problema de voluntad para hacer las cosas. Un ejemplo de falta de voluntad es que la Fiscalía Anticorrupción, creada hace dos años, no tiene titular porque el Senado ha sido incapaz de nombrarlo. Lo mismo sucede con la falta de nombramiento de contralores en los organismos autónomos como COFECE, IFETEL, INEE, INAI e INEGI entre otros, que debe hacer la Cámara de Diputados.

¿Qué instituciones pueden hacer algo de inmediato para combatir la corrupción? La PGR cuenta con la Fiscalía Anticorrupción y podría usar al CENAPI para recabar inteligencia; la Policía Federal podría aportar su Unidad de Inteligencia; la Secretaría de la Función Pública tiene una dirección general especializada en combate a la corrupción y podría, además, poner a todos sus órganos internos de control a trabajar en el tema; la Secretaría de Hacienda podría usar al SAT y a la Unidad de Inteligencia Financiera para detectar lavado de dinero proveniente de actos de corrupción. El CISEN tiene la capacidad para ubicar corruptos. La Auditoría Superior de la Federación podría realizar auditorías encaminadas a detectar actos de corrupción. También se podría colaborar con agencias extranjeras que persiguen casos de corrupción de mexicanos.

Otra manera de hacerlo es como lo hacen la PGR y la Policía Federal. El Visitador de la PGR, el Lic. César Chávez y el titular de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Federal, el Lic. Edgardo Flores, han realizado importantes operativos para combatir la corrupción al interior de sus instituciones. Estos ejemplos se podrían extender a PEMEX, CFE, IMSS e INAMI, entre otras.

Coincido con el Dr. Pardinas que ya basta de foros y que hay que concretar las reformas anti corrupción, pero la falta de reformas no debe ser pretexto para no pasar a la acción de inmediato. El Estado Mexicano ya cuenta con suficientes instituciones para combatir la corrupción. Lo único que esperan son instrucciones para entrar de lleno a combatirla.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/

http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/Correo: odiazgl@gmail.com