Durante la noche del martes una fuerte balacera alertó y asustó a habitantes de la colonia Insurgentes.
Un par de sujetos armados que viajaban en un coche color blanco, dispararon contra la fachada de una casa ubicada en la calle Pedro Antonio Santos y casi esquina con la calle Mariano Azuela, para después escapar con rumbo desconocido.
Por fortuna ninguna persona resultó herida.
Pese a que se implementó un operativo de búsqueda para intentar encontrar a los agresores por parte de policías estatales y policías preventivos del Destacamento”Insurgentes”, hasta el cierre de la edición no había ningún detenido por estos hechos.
Fue cerca de las 8:43 de la noche cuando se recibió un reporte al Servicio de Emergencias 911, en el sentido de que sobre la calle Pedro Antonio Santos de la colonia Insurgentes se acababa de suscitar una fuerte balacera.
De inmediato se dirigieron al lugar policías preventivos del Destacamento “Insurgentes” de la SSPM de Aguascalientes, para confirmar los hechos reportados.
Al arribar a la zona, sobre la calle Pedro Antonio Santos y casi esquina con la calle Mariano Azuela, encontraron sobre el asfalto varios casquillos percutidos al parecer calibre .9 mm., además de que en la fachada de una casa se observaban al menos ocho impactos de bala.
Testigos de los hechos refirieron haber observado un coche en color blanco, donde viajaban dos sujetos, que circulaba por la calle Pedro Antonio Santos.
Al llegar casi a la esquina con la calle Mariano Azuela detuvieron la marcha frente a una casa y enseguida ambos sujetos sacaron pistolas tipo escuadra y comenzaron a disparar hacia la fachada.
Fueron alrededor de diez los disparos que hicieron, de los cuales 8 impactaron en la fachada de una casa en color blanco y otros más en el domicilio aledaño.
Rápidamente, tras la agresión, el habitante de dicha vivienda intentó huir subiendo por la azotea y corriendo con rumbo desconocido, mientras que los agresores hicieron lo mismo a bordo del vehículo en el que viajaban.
Al lugar de la balacera llegaron momentos después policías estatales, quienes en apoyo de los policías preventivos del Destacamento “Insurgentes” implementaron un operativo de búsqueda de los agresores, pero no lograron localizarlos.
Más tarde arribaron a la escena de la balacera, la cual fue acordonada para no contaminar el lugar, varios agentes del Grupo Homicidios de la PME, el agente del Ministerio Público de Hospitales y personal de Servicios Periciales quienes hicieron el aseguramiento de los casquillos percutidos y comenzaron las investigaciones para esclarecer este ataque armado.