Los Padres de San Diego le dieron la pelota al mexicano César Vargas –foto- y éste no la desaprovechó.

El abridor poblano demostró por qué es un serio prospecto para llegar a Grandes Ligas y contuvo al ataque de los Astros de Houston, para que los californianos armaran un rally de nueve carreras en el primer episodio con el caminaron hacia la paliza 21-6 en el segundo duelo de exhibición en México de las Mayores.

Sólo fueron tres entradas de labor para Vargas, las cuales bastaron para mostrar su valía y firmar el triunfo al tolerar sólo dos imparables y ponchar a cinco rivales, con lo que devolvieron el revés a los texanos, que los derrotaron en el primer juego, y de ese modo equilibraron (1-1) la serie en el Fray Nano.

Fue una primera entrada de terror para Houston, donde el fraile Jabari Blash conectó un jonrón de tres timbrazos y abrió la puerta para los vuelacercas de sus compañeros Adam Rosales y Jon Jay, con lo que se enfilaron a la gloria ante unos 6 mil fanáticos.

Quien también sufrió sobre el diamante capitalino fue el as de los texanos, Brady Rodgers, que en dos tercios de labor recibió seis indiscutibles y ocho rayitas para cargar con la derrota.

La despedida de las novenas ligamayoristas de la Ciudad de México fue se pintó de tricolor.

  De nueva cuenta, el jardinero nacional de los Astros, Leo Heras, salió motivado para ser el más peligroso de su novena al pegar tres imparables y remolcar dos anotaciones, con lo que hizo menor la humillación y cerró una destacada actuación de cuatro hits y cuatro carreras producidas en toda la serie.

  Los seis mexicanos de San Diego saltaron al diamante de la CDMX, donde fueron liderados por Luis Urías, que conectó dos sencillos y empujó un par de rayitas; mientras Ricardo Valenzuela remolcó dos más, para levantar la mano en busca de un puesto en las Mayores.