El delegado federal de la Sagarpa, Ernesto de Lucas Palacio, señaló que el precio de compra de la guayaba se paga entre 2 y 3 pesos como máximo por kilogramo para el uso industrial, debido a que así se estimó por empresas productoras de bebidas como Pascual y Valle Redondo con los propios productores.
Refirió que el precio pactado entre productores e industrializadores considera la calidad del fruto y requerimientos de la demanda, lo que resultaría favorecedor para los guayaberos de Calvillo ante la disminución de producción que se registra en Michoacán.
Subrayó que la producción se ha mantenido entre los 110 mil y 120 mil toneladas que permiten la obtención de mayores ingresos, aunque aún no se tenga un incremento significativo de las exportaciones de guayaba.
Reconoció que el mercado más atractivo sigue siendo los Estados Unidos, y se espera que con el nuevo ciclo de producción haya más volumen de exportación con mejores condiciones climatológicas.
Expuso que las negociaciones directas que hacen los productores con los industriales son responsabilidad exclusiva de ambas partes, mientras que la exportación resulta mucho más variable.
Enfatizó que la única forma de que los productores logren enviar más exportaciones es mejorar en las condiciones de inocuidad y trazabilidad, para lograr comercializar cajas pequeñas con un valor estimado de entre 3 y 7 dólares, o cajas grandes que pueden alcanzar un precio superior a los 300 pesos.
Agregó que en la actualidad Michoacán tiene más superficie sembrada de guayaba que el estado de Aguascalientes, pero aquí se tienen muchas más huertas certificadas para la exportación, con lo que se ofrece una mayor rentabilidad para los locales.