Abel Barajas
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 25-Jul .- México y Estados Unidos acordaron la creación de un grupo binacional, presidido en el país por la PGR, para combatir el tráfico de fentanilo, droga de moda entre los estadounidenses.
Pese a que en México son marginales los registros sobre producción, tráfico y consumo del opiáceo, la Procuradora Arely Gómez hizo ayer el anuncio del nuevo organismo binacional, durante una visita de trabajo que realiza en Washington.
De acuerdo con un comunicado de la Procuraduría General de la República (PGR), Gómez afirmó que el problema del fentanilo, asociado a la heroína, es una responsabilidad compartida, por lo que se estableció una estrategia conjunta para alcanzar resultados en el corto plazo.
“(Son) temas que afectan tanto a México y a Estados Unidos por todas las muertes que tenemos de personas consumidores de heroína o de ‘fentanilo’, es una situación muy grave, pero esto nada más se puede hacer de una manera compartida.
“No se puede dejar a un lado que la colaboración internacional es una parte fundamental y más con un país vecino que es Estados Unidos, pues tenemos las mismas enfermedades y los mismos remedios”, precisó Gómez, quien ayer ofreció una conferencia magistral el Centro Woodrow Wilson.
En México no se conocen datos oficiales que sugieran que las muertes por fentanilo sean una situación grave, caso contrario al de Estados Unidos, donde incluso los fallecimientos de celebridades como el cantante Prince y el actor Phillip Seymour Hoffman han sido relacionados con esta sustancia.
El mes pasado, funcionarios de la DEA dijeron al New York Times que los cárteles de la droga mexicanos estaban usando sus laboratorios para producir esta sustancia y traficarla en territorio estadounidense.
Sin embargo, información proporcionada por la PGR establece que en los últimos 10 años, de entre centenas de laboratorios clandestinos desmantelados, en solo dos han encontrado fentanilo.
Desde 2006 a la fecha las autoridades federales han realizado 5 aseguramientos de este derivado de la amapola; en dos existe la presunción de vínculos con grupos criminales y en el resto se trata de casos ajenos a organizaciones del narcotráfico.
El señalamiento estadounidense no es nuevo, pues en junio de 2006, luego de la muerte de 130 adictos, el entonces Zar Antidrogas estadounidense, John Walters, presumió que en México había laboratorios clandestinos que fabricaban fentanilo.
Walters se refirió en aquella ocasión al desmantelamiento de un laboratorio de la empresa Distribuidora Talios S.A. de C.V., registrado el 28 de mayo de ese año en Lerma, Estado de México.