En el fraccionamiento residencial Canteras de San Javier, quedó al descubierto otro robo domiciliario cuyo monto superó el medio millón de pesos. Como se informó en la edición anterior, primero pegaron en el Campestre, en la calle Frontera de Campestre y luego, casi de manera consecutiva, en la calle Paseos de Yahualica del otro sector mencionado.
Los moradores salieron de la finca y al regresar se encontraron con la novedad de que durante su ausencia, los ladrones estuvieron en su casa. Dejaron total desorden y se llevaron dos cajas fuertes que contenían dinero y joyas. El monto se estimó en $ 700 mil pesos.
Los vigilantes ni cuenta se dieron. La policía, obvio, tampoco.