Oficiales de la Policía Preventiva Municipal iniciaron lo que sería tensa persecución de una camioneta, con varios sujetos a bordo y armados. El asunto terminó en San Francisco de los Romo y, resultó que los sujetos eran empleados de seguridad privada. Trabajan para la empresa ferroviaria. Cuando les preguntaron por qué no obedecieron la orden de detenerse, dijeron que no se dieron cuenta.
Se dio a conocer que los hechos ocurrieron alrededor de las 13:00 horas. En ese momento una patrulla de la Preventiva se desplazaba en zona norte de la ciudad y a la altura de avenida Constitución, detectaron la camioneta con varias personas armadas. De inmediato les marcaron el alto pero lejos de acatar la orden, el sujeto al volante enfiló hacia el municipio de San Francisco de los Romo.
La imprudente reacción de los sujetos aumentó la sospecha. Y la tensión. Los oficiales preventivos reportaron la novedad, precisando datos de la camioneta y por dónde circulaban. Había iniciado la persecución.
En pocos minutos se habían sumado varias patrullas del municipio capital y de San Francisco de los Romo. Finalmente la veloz camioneta ingresó a los patios de la empresa que opera el ferrocarril. Fue latente la posibilidad de que, de un momento a otro se desatara la balacera.
Preguntaron al encargado de la puerta por dichos sujetos y entonces quedó al descubierto que no eran delincuentes, sino empleados de seguridad de la misma empresa. Dizque no se dieron cuenta de la persecución ni de las órdenes para frenar la marcha; en otra versión se menciona que presuntamente tuvieron temor y por eso prefirieron huir. Lo que fuere, el hecho es que provocaron la tensa persecución y pudieron provocar graves percances.