José de Jesús López de Lara

Un integrante de la banda “Los Monkikys”, dedicados a la venta de drogas, robos y extorsiones, fue ejecutado la tarde del jueves en la colonia Macías Arellano.
Se trata de Paúl Gilberto Herrera Jiménez, alias “El Betillo”, de 27 años, con domicilio en la calle Río Candelaria del fraccionamiento Villas del Río.
La ejecución de este sujeto se registró aproximadamente a las 16:40 horas, en la calle D de la colonia Macías Arellano.
Esta ejecución provocó una impresionante movilización policiaca, incluido el helicóptero “Águila Uno” de la Policía Estatal, pero no se logró dar con el paradero de los sicarios.
La víctima Paúl Gilberto Herrera Jiménez, circulaba por la calle D en la colonia Macías Arellano, a bordo de un automóvil Ford Mustag GT, color gris con franjas negras, con placas de circulación SLP-5859 de Nuevo León.
Cuando se disponía a llegar a una casa que tiene en esa misma calle, fue interceptado por dos sicarios que viajaban a bordo de un coche Dodge Atos, color café, con matrícula ULR-2091 de Querétaro.
Esta unidad automotriz le cerró el paso por su lado derecho y de inmediato uno de los sicarios le disparó con una pistola tipo escuadra.
El delincuente Paúl Gilberto Herrera recibió un balazo en la cabeza que le provocó la muerte de manera instantánea.
Debido a que el coche Ford Mustang no había detenido por completo su marcha, siguió avanzando varios metros hasta que chocó por alcance contra la parte posterior de una camioneta Nissan pick up, color blanco, con placas de Aguascalientes, que estaba estacionada frente al número 214-B.
En ese lugar volvió a ser alcanzado por los sicarios y al momento en que se le emparejaron le volvieron a disparar, recibiendo la víctima otro balazo en el abdomen.

ESCAPAN SICARIOS
Tras la ejecución se registró un impresionante despliegue en el que participaron patrullas de la Policía Estatal, Fiscalía General del Estado y Policías Preventivos.
El operativo de búsqueda se extendió hasta los fraccionamientos Las Hadas y El Cóbano, así como las colonias Morelos, Gremial y Estrella.
Incluso, patrullas de la PME rastrearon a los sospechosos en la Terminal de las Combis, ante la posibilidad de que hubieran escapado hacia ese lugar.
Momentos después, también llegaron varias patrullas con numerosos policías preventivos armados con rifles de asalto, quienes revisaron exhaustivamente los baños y algunas Combis que se disponían a iniciar su ruta.
Durante este operativo también participó el helicóptero “Águila Uno” de la Policía Estatal que realizó sobrevuelos en la zona.

ESCENA DEL CRIMEN
Mientras tanto, en el lugar donde quedó muerto Paúl Gilberto Herrera Jiménez, llegaron policías estatales, policías preventivos y una ambulancia de Bomberos Municipales, así como agentes del Grupo Homicidios de la PME, personal de Servicios Periciales y el agente del MP de Hospitales.
El coche Ford Mustang GT donde quedó el cadáver de “El Betillo”, fue remolcado hasta el edificio de la Dirección de Servicios Periciales.

LOCALIZAN AUTO UTILIZADO EN LA EJECUCIÓN
color 1 cAproximadamente a las 17:15 horas, policías estatales encontraron abandonado en el área del estacionamiento de una empresa ubicada en la avenida El Cóbano y avenida Solidaridad, el coche que fue utilizado por los sicarios.
Un testigo señaló que de esa unidad automotriz bajaron dos hombres, uno delgado y otro obeso, de entre 30 y 35 años, quienes vestían con ropa llena de grasa como si se tratara de unos mecánicos.
Los sospechosos se retiraron corriendo hacia el poniente con rumbo a la avenida Aglaya y/o Canal Interceptor.

TODA UNA “FICHITA”
color 1Paúl Gilberto Herrera Jiménez, alias “El Betillo”, era considerado toda una “fichita” en el mundo del hampa.
En el año 2013 fue detenido por agentes de la PGJE, después de que intentó ejecutar a un vicioso que le debía droga.
En abril del 2015, también lesionó de un balazo a otro vicioso que le debía droga.
Y en julio del 2015, cuando conducía un coche a exceso de velocidad por la avenida El Cóbano, fue a impactarse contra una patrulla de la SSPM.
Al ser sometido a una revisión de rutina, los policías preventivos encontraron en el interior de la camioneta marihuana y “cristal”.
Debido a ello, Paúl Gilberto Herrera Jiménez permaneció recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes” y hace apenas 5 días había recuperado su libertad.