Por FRANCISCO VARGAS M.

Los matadores de toros Joselito Adame y Andrés Roca Rey, al cortar una oreja respectivamente, se alzaron como los triunfadores de la Cuarta Corrida de la Temporada de la “Nuevo Progreso” de Guadalajara.
Ante más de tres cuartos de entrada se lidiaron toros de tres diferentes ganaderías, siendo estas de Campo Hermoso, San Isidro y Villa Carmela; bien presentados, buenos en términos generales, mismos que no presentaron complicaciones.
Eulalio López “Zotoluco” quien se despidió de esta afición, se enfrentó en primer término a un toro cuajado de la ganadería de Campo Hermoso, encaste Parlade al que lanceó a la verónica con asentamiento. Con muleta hizo una faena seria derechista con solera y torería que remató de estocada entera que el juez no concedió, siendo llamado a saludar desde el tercio.
Con su segundo de la ganadería de San Isidro que no le dio muchas opciones, con muleta lo sobó pero el burel no quiso saber nada por lo que abrevió, terminando de media estocada y tres descabellos, para saludar en el tercio.
Joselito Adame a su primero también de Campo Hermoso, encaste Parlade, que tuvo movilidad y buen estilo, le cuajó una buena faena con capote y muleta que fue de menos a más en tandas largas por abajo muy ligadas y templadas; lo mató de estocada entera para ser premiado con una oreja.
Con el otro de su lote de la ganadería de San Isidro, se partió una pata y fue sustituido por uno del mismo hierro que no ofreció mucho para el lucimiento, sin embargo Joselito no escatimó esfuerzo alguno estando por demás voluntarioso.
Regaló un sombrero de la ganadería de Villa Carmela, al que recibió muy con lances a la verónica, quitó por ajustadas chicuelinas y con muleta ante un toro que embistió por abajo y con transmisión por ambos pitones, logró una faena por demás meritoria misma que cerró con bernardinas. Lamentablemente a la hora de la suerte suprema se le fue la mano muy abajo perdiendo por lo menos las dos orejas que tenía ganadas a ley.
Andrés Roca Rey en sus dos toros como es costumbre derrochó disposición y entrega. En su primero hizo un quite por caleserinas y con la muleta ante el de Campo Hermoso que se vino a menos y se rajó pronto, a base de pisarle los terrenos consiguió meritorias tandas por ambos pitones. En cuanto el toro se sintió podido se refugió en las tablas donde le volvió a plantar cara exprimiéndole los últimos muletazo que llevaba dentro. Lo mató de estocada entera y un descabello para ser ovacionado.
Con el cierra plaza de Villa Carmela, un toro bueno, bravo y con transmisión lo lanceó con cadencia, quitando por ajustadas gaoneras. Al iniciar su faena de muleta fue feamente volteado, afortunadamente sin consecuencias, se incorporó y rayó a gran nivel, ante el toro que repetía con transmisión, realizando el peruano una importante faena principalmente por el pitón derecho, pinchó en la suerte suprema concluyendo de tres cuartos de estocada para cortar una oreja pasando a la enfermería entre gritos de torero, torero. (pacovargas_@hotmail.com)