Héctor Gutiérrez y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 7-Sep .- El Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó a los partidos políticos regresar 99 millones 201 mil pesos de financiamiento público que no ejercieron en las elecciones del 5 de junio pasado.
De esos remanentes, 86 millones 706 mil pesos corresponden a los nueve partidos políticos nacionales y 12 millones 494 mil pesos a 10 partidos locales, los cuales deberán ser reintegrados a la Tesorería Federal y a las tesorerías locales, respectivamente.
El consejero Benito Nacif recalcó que esta es la primera vez que se adopta esta medida y se da en acato a sentencias de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
“Es la primera vez que aplicamos esta disposición por instrucción de la Sala Superior y es parte de un ejercicio de fiscalización; hay que destacar que no es multa o sanción, sino de un ejercicio de rendición de cuentas por el cual se calcula el remanente de recursos no aplicados para el fin (las campañas políticas) y debe devolverse”, precisó.
“Lo importante no es el volumen, sino el incentivo que genera de rendición de cuentas, como es el de reportar gasto”.
En total, para las pasadas elecciones que se llevaron a cabo en 14 entidades, los partidos no gastaron 127 millones 514 mil pesos provenientes tanto de financiamiento público como de financiamiento privado.
No obstante, el INE únicamente ordenó reintegrar los recursos de origen público, por lo que los partidos se podrán quedar con 28 millones 313 mil pesos que obtuvieron de aportaciones privadas.
Con base en las cifras del Instituto, de los partidos nacionales Nueva Alianza tendrá que devolver 19 millones 940 mil pesos; el Revolucionario Institucional (PRI), 19 millones 748 mil pesos; el Partido del Trabajo, 18 millones 571 mil pesos; el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), 9 millones 134 mil pesos y Encuentro Social (PES), 5 millones 209 mil pesos.
El Partido de la Revolución Democrática (PRD) tendrá que devolver 4 millones 589 mil pesos en remanentes; Acción Nacional (PAN), 4 millones 117 mil pesos; el Verde (PVEM), 4 millones 97 mil pesos, y Movimiento Ciudadano, 1 millón 296 mil pesos.
En el debate en el pleno, se agregó al acuerdo la disposición de que si los partidos locales no hacen la devolución a las tesorerías locales, los Órganos Públicos Locales Electorales deberán hacer el descuento correspondiente de las prerrogativas ordinarias.
Además, si un partido local no dispone de recursos, el partido con representación nacional estará obligado a hacer el reintegro en caso de que hayan ido juntos en coalición.
Los representantes del PAN y PRI se quejaron de la medida adoptada, al cuestionar que fue sorpresiva y que carecía de sustento legal.
El panista Francisco Gárate expresó que había prevalecido en el órgano electoral la interpretación de la ley respecto a recursos no gastados.
“De manera súbita, sin advertencia, con disposiciones simulares de la ley, se cambió la interpretación y obliga a partidos a devolver remanentes”, expuso.
“La verdad, platicando con el tesorero nacional y en los estados, es muy difícil, por no decir imposible, que los partidos tengamos remanentes, si lo que falta en campaña siempre es dinero”.
Gárate agregó que lo que deben estar mal son los estados financieros de los partidos, que reflejan remanentes cuando no hay sobrantes en las campañas, lo que tendrá que ser ahora modificado.
El consejero Santiago Castillo precisó que sí existe la disposición legal en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, donde se indica que los remanentes en el ejercicio de recursos públicos deben ser devueltos a la Tesorería de la Federación, lo que se replica a nivel local.
La consejera Pamela San Martín indicó que no está de acuerdo con el cálculo y procedimiento aplicados para determinar el monto de los remanentes.
San Martín añadió que seguirá siendo un pendiente del INE que se discuta si se debe permitir que los partidos se queden con los remanentes del financiamiento privado para campañas.