La Secretaría de Seguridad Pública del Estado inició nuevo operativo enfocado en fraccionamientos deshabitados, a fin de evitar que se conviertan en refugio de malvivientes. Peor aún, en escenario de hechos delictivos.
Se ha detectado que en la ciudad no sólo hay viviendas solas, sino también completos sectores habitacionales que por diferentes causas aún no están ocupados. Incluso, la actual condición que se aprecia es de abandono.
Ayer, la dependencia estatal anunció que iniciaron la serie de operativos en estos asentamientos con dos principales objetivos. Por un lado, impedir que dichas viviendas sean usadas como guarida o centro de operaciones delincuenciales; para, en caso de detectar a malvivientes en las fincas, de inmediato proceder al desalojo y al arresto.
Se dio a conocer que la movilización de unidades incluye el recorrido en patrullas y pie tierra, a fin de que la revisión sea más minuciosa y estar en condición de responder ante cualquier sorpresa.
En lo que fue el primer día de operaciones, en la periferia oriente de la ciudad, la Policía Estatal recorrió las casas abandonadas de un fraccionamiento. Observando las imágenes hasta da la impresión de ser una ciudad fantasma; no hay puertas, ni ventanas. Herbazal por doquier.
Los oficiales patrullaron durante varias horas y al menos por esta ocasión, la intervención concluyó sin novedad.
La SSPE informó que estos operativos continuarán y solicitó a la ciudadanía que para cualquier reporte relacionado, se comuniquen al número de emergencias 066. Todo llamado será atendido por la policía. Es decir, en cuanto reporte casas abandonadas y ocupadas por malvivientes, con la mayor brevedad posible serán enviadas las patrullas.
Cabe agregar que los uniformados también tienen la orden de frenar a posibles paracaidistas. A toda persona que no acredite propiedad o justifique la ocupación del inmueble, se le impedirá el acceso o bien, se procederá al desalojo. Sobre todo en sujetos dedicados a la vagancia, drogadicción y hechos delictivos.