Salvador Rodríguez López

Hubo sorpresa y desencanto entre los jóvenes que aspiran obtener una beca para realizar postgrados en el extranjero, ante el anuncio del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) que para este año serán menos de 15 becas y que para otorgarlas subieron los requisitos y se acortó el tiempo de inscripción.
Es clásico escuchar que cuando un barco está a punto de naufragar lo primero es salvar a mujeres y niños, y en este caso, hoy que el gobierno pasa por un momento crítico en las finanzas, debería tener prioridad la educación y la salud, dos pilares fundamentales en la recuperación del país.
Por encima de esa exigencia lógica, prevalece el apoyo a la política y a todo lo que depende de ella, como los partidos, las instituciones y las campañas electorales, que este año recibirán más de 29 mil millones de pesos.
El jefe del departamento de becas del Instituto de Desarrollo de la Sociedad del Estado de Aguascalientes, Ricardo Galicia Venegas, dio a conocer que “Conacyt cierra más las convocatorias y sube un poquito los requisitos en áreas sensibles como pueden ser el inglés en cuanto al puntaje que se requiere, y eso también inhibe la participación, entonces, yo no espero cifras muy halagüeñas este año, pero haremos todo lo posible”.
Explicó que en 2017 el plazo para presentar la solicitud se abrió el 26 de febrero y concluye el 5 de mayo, por lo que desde el año pasado hay una reducción de tres meses en el límite, ya que anteriormente era de un semestre, lo que provocó que “se inhibiera la participación o se cerrara más la participación”, reconoció el funcionario.
Lo anterior suscitó que ya no hubiera la posibilidad de concursar en más convocatorias, como fue las del Conacyt-Gobierno del Estado, al disminuir el año anterior los recursos impidiendo las solicitudes, cuestión que afecta a los estudiantes que habían hecho planes para realizar un postgrado en otro país, por lo que ahora para obtener una beca hay mayores exigencias como el idioma inglés, en cuanto al puntaje, lo que reduce más las posibilidades de ser uno de los elegidos. A partir de 2013 aumentó el número de solicitudes, al ser 24 para 20 becas; en 2014 fueron 30 solicitudes y en 2015 llegó a 50, y aunque ahora pueden ser más habrá un número muy bajo de subsidios.
Mientras que los aspirantes a un doctorado o una maestría pretenden mejorar sus conocimientos mediante una experiencia en el extranjero y ya no podrán hacerlo por falta de respaldo, la democracia sigue cabalgando en caballo de hacienda, como lo informó el lunes pasado El Universal, al detallar que la consulta Integralia consideró que el costo presupuestario de la democracia electoral en 2017 será de 29 mil 525 millones de pesos, sólo en recursos públicos.
En el desglose que hace están 10 mil 932 millones de pesos al Instituto Nacional Electoral (INE); 4 mil 50 millones de pesos a partidos políticos y 3 mil 125 millones al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).
De igual manera el gasto en las 32 entidades federativas con los Organismos Públicos Estatales (OPL) asciende a 5 mil 549 millones de pesos, en tanto los partidos locales reciben 4 mil 378 millones de pesos. Los tribunales electorales en los estados cuestan mil 480 millones de pesos.
Por ahora se desconoce cuál será el costo democrático de 2018, en que habrá elecciones de Presidente de la República, la renovación de las cámaras de Senadores y Diputados y en varios estados de gobernadores, ayuntamientos y diputados locales, pero para darse una idea, en 2015, año en que hubo elecciones locales en 15 entidades y de diputados federales fue de 34 mil 505 millones de pesos.
Si los niños y las mujeres son primero ante el inminente hundimiento, hoy debería predominar la educación y salud, pudiendo restarle recursos a la política, que sin duda es necesaria pero es más indispensable pensar en la construcción de país que necesitan las nuevas generaciones y esto será posible en la medida que se fortalezca los programas.
Actualmente hay gobernadores y legisladores en plena campaña para que se reduzca el respaldo que reciben los partidos, sin embargo cuando fueron candidatos no desdeñaron las sumas que recibieron, no obstante utilizan una antiquísima demanda social en un claro futurismo político, que por más esfuerzos que hacen sólo encuentran eco en algunos volatineros del Congreso de la Unión, que ansían pasar de una cámara a la otra.

ZURCIDO SALARIAL
En materia económica puede haber sumas y restas para ocultar cualquier manejo, o como elemento que permita negar ventajas al personal, pero tarde o temprano la verdad sale a flote y es lo que ocurre con la supuesta mejoría salarial que recibieron trabajadores del ramo automotriz, que por mucho tiempo reclamaron este derecho y es hasta ahora cuando lo reciben, con lo que se evita que se vayan a otra empresa.
El dirigente sindical Rogelio Padilla de León destacó que en varias factorías elevaron los ingresos de su personal en un 20%, algo insólito en este tiempo ya que no se daba desde mediados de los años 80, pero no fue por magnanimidad de los patrones o que Caronte se les apareció en sueños, sino que tenían salarios muy por debajo de la media que rige en Aguascalientes y ante la posibilidad de que renunciaran prefirieron adelantarse.
“La intención fue evitar que los trabajadores de estas empresas se fueran en busca de mejores salarios y prestaciones”, precisó Padilla, por lo que más que un incremento fue una nivelación, con lo que pueden enfrentar en mejores condiciones la carestía de la vida.
El también secretario general sustituto de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes destacó que en el medio automotriz hay salarios por encima del común, al ser el promedio de 220 pesos, esto es, tres veces el mínimo, pero hay quienes ganan entre 400 y 500 pesos y técnicos con mayor calificación 700 pesos.
La capacidad y calidad de la mano de obra debe reflejarse en mejores condiciones económicas para la plantilla, como única vía de evitar la rotación de personal, por ello “el reto es retener a la gente y lograr que los compañeros se queden a laborar muchos años y desarrollen sentido de pertenencia, porque esto de alguna manera permite la consolidación de la planta productiva”, reiteró Rogelio Padilla.

SE APAGÓ EL CHOCO
Enfrentarse a la realidad es difícil cuando se trata de un familiar cercano que ha partido a la región etérea, pero también lo es si esa persona fue un amigo entrañable, que deja un vacío que perdurará por largo tiempo. Es lo que se vive con la partida de Jorge Aguayo, más conocido en el medio político como El Choco. Por varias décadas fue obligada su presencia en las campañas electorales del Partido Revolucionario Institucional, adquiriendo una destreza en el manejo de las avanzadas y la logística, por lo que su relación fue común con los candidatos y que más tarde se convertían en gobernadores, presidentes municipales, diputados federales y locales o senadores. De un trato amable le permitía esa proximidad sin caer en lo osado, pero sin discusión alguna su mayor virtud fue ser una personal confiable, honesta y leal. No obstante que es un destino al que nadie se escapa, y ante la desolación y el dolor que causa, queda fe en que el Creador le ha reservado un lugar a su lado, en justa recompensa por el bien que hizo en su vida.