Sonia del Valle
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 13-Mar.- El nuevo modelo educativo plantea garantizar a las escuelas recursos para su operación, y a los alumnos la enseñanza del inglés desde preescolar hasta bachillerato.
Detalla además, qué deben saber los alumnos en cada uno de los niveles educativos.
Por ejemplo, en el caso del inglés, al concluir el preescolar los alumnos deben comprender algunas palabras y expresiones en esa lengua; al terminar la primaria, deberán describir aspectos de su pasado y entorno, así como sus necesidades inmediatas, y al concluir la secundaria deberán describir experiencias, acontecimientos, deseos, aspiraciones, opiniones y planes.
Mientras que al final del bachillerato deberán comunicarse en inglés con fluidez y naturalidad.
La SEP presentó ayer tres documentos: los Fines de la educación; el Modelo Educativo y la Ruta de implementación, que plantea un horizonte de 637 días para que en agosto de 2018 lleguen a las escuelas los nuevos libros de texto, los materiales educativos y los maestros capacitados para ponerlo en marcha.
El modelo indica que las escuelas deben contar con plantillas de organización completa de maestros y directores, así como infraestructura mínima, por lo cual se deben canalizar los recursos para la rehabilitación a las escuelas con más carencias, pero también convertirlas en espacios de inclusión para los estudiantes con discapacidad, migrantes y jornaleros.
También faculta al colectivo docente a decidir sobre una tercera parte del currículum, y a los directores a tomar decisiones sobre los recursos de sus escuelas y la gestión administrativa, dos ámbitos que no existían ni como planteamiento en el sistema educativo.
El modelo plantea una nueva pedagogía en las escuelas, para desarrollar en los estudiantes la capacidad de aprender a aprender, aprender a ser y aprender a convivir.
Para ello se establecen tres campos de formación: académica, desarrollo personal y social, y autonomía curricular. Esta última es el espacio que decide cada colectivo docente a partir de las necesidades de aprendizaje de sus alumnos y el contexto donde se encuentra la escuela.
Una innovación del nuevo planteamiento pedagógico son las habilidades socioemocionales, con las que se espera que al finalizar el bachillerato el estudiante sea autoconsciente, determinado, capaz de cultivar relaciones interpersonales sanas, manejar sus emociones, tener la capacidad de afrontar la diversidad y actuar con efectividad, así como reconocer la necesidad de solicitar apoyo, fijarse metas y objetivos y tomar decisiones.
También plantea la formación de ciudadanos capaces de reconocer la diversidad democrática, la inclusión e igualdad de derechos de todas las personas.
Y al mismo tiempo, dotar a los estudiantes de habilidades digitales desde preescolar, para que al finalizar el bachillerato utilice adecuadamente las tecnologías para investigar, resolver problemas, producir materiales, expresar ideas y pueda desarrollar innovaciones.