CIUDAD DE MÉXICO.- El matrimonio entre los empresarios Jorge Vergara y Angélica Fuentes está oficialmente concluido. El Juez 24 de lo Familiar de la Ciudad de México, Alejandro Fernández Hernández, decretó el pasado 2 de agosto el divorcio solicitado en 2015 por Vergara, y reiteró que éste último tiene derecho a la custodia de las dos hijas que procreó con Fuentes. Lo anterior según registros judiciales consultados hoy por Reforma. Fuentes se ha negado a restituir a las niñas, que viven con ella en El Paso, Texas, por lo que desde el pasado 19 de mayo el juez Fernández pidió a la Policía Federal Ministerial y a la Dirección General de Asuntos Policiales Internacionales de Interpol que localicen a las menores para traerlas de vuelta al país.

Una vez decretado el divorcio, Fuentes pidió al juez modificar la custodia de las niñas, que en el papel está asignada a Vergara por una sentencia del 8 de junio de 2015 que ya fue confirmada por todas las instancias judiciales.

El 12 de agosto, Fernández Hernández rechazó reasignar la custodia en favor de Fuentes, que la semana pasada promovió un amparo contra esta orden.

Sin embargo, el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Civil resolvió el 25 de agosto que no procede conceder una suspensión provisional para congelar la orden de entregar a las niñas, pues ese tema ya fue resuelto en otro juicio de amparo.

En su recurso ante el tribunal colegiado, Fuentes acusó a Vergara de “violencia familiar”, por supuestamente haber dicho a las niñas que su verdadera madre es otra, y que Fuentes consume drogas y practica santería y brujería.

Vergara también demandó el regreso de las niñas ante la Corte para el Distrito Oeste de Texas, en El Paso, donde la jueza Kathleen Cardone ordenó en septiembre de 2015 a Fuentes llevar a las niñas a territorio mexicano, pero no traerlas a la Ciudad de México ni devolverlas a su ahora ex esposo.

Fuentes ha cumplido esa orden llevando y trayendo a sus hijas entre El Paso y Ciudad Juárez, donde tiene familiares.

Con independencia del litigio familiar, Vergara y Fuentes mantienen desde abril de 2015 múltiples juicios civiles y mercantiles en curso por el control de Grupo Omnilife y empresas relacionadas, aunque en la práctica, el también dueño de las Chivas de Guadalajara es quien maneja los negocios que él mismo fundó.