El estado con más suicidios del país es Campeche, con el 10.2, le sigue Aguascalientes (8.6), Chihuahua (8.4) y Yucatán (8.4).
En cambio, donde menos se dan casos es en Morelos, con una tasa del 2.8 y Guerrero del 2.1 de suicidios por cada 100 mil habitantes.
Del año 2000 a 2014, la tasa de suicidios se elevó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes, según datos del INEGI. 8 de cada 10 (80.2%) fueron consumados por hombres y 19.8% por mujeres.
El 40.2% de los suicidios en 2014, se trató de jóvenes de entre 15 a 29 años. Entre este grupo de edad, la tasa alcanza 7.9 suicidios por cada 100 mil jóvenes.
La Secretaría de Salud, en 2014, registró 2 mil 292 egresos a causa de lesiones autoinfligidas.
La palabra “suicidio” proviene de las palabras latinas sui (uno mismo) y caedere (matar), término acuñado en 1642 por el médico y filósofo Thomas Browne para distinguir entre el homicidio de uno mismo y el cometido hacia otra persona.
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio se define como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal.
Existen diversas perspectivas y estudios del acto suicida que señalan que dicho evento es precedido de varios factores, por lo que cada vez más enfoques buscan comprender la complejidad de este fenómeno.
Algunos de los patrones observados en la conducta suicida son: depresión, bipolaridad y esquizofrenia, todo ellos considerados trastornos psiquiátricos. Otra característica del fenómeno de los suicidios es que se presentan mayores tasas de suicidio en personas de bajos ingresos, en desempleados y en usuarios de alcohol y drogas.
La OMS considera al acto suicida como un problema de salud pública que puede ser evitado, por lo que se han diseñado e impulsado estrategias para reducirlo; en este contexto es que el 10 de septiembre se conmemora el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, fecha en que se fomentan compromisos y medidas prácticas para detectar el riesgo y evitarlo.
El suicidio es un fenómeno global que sucede en todas las regiones del mundo y a lo largo del curso de vida; no obstante, entre los jóvenes de 15 a 29 años se trata de la segunda causa de muerte, con 8.5% del total de decesos.
En 2014 se registraron 6 mil 337 suicidios en el país, representan 1% del total de muertes ocurridas y registradas en 2014, colocándose como la décimo quinta causa de muerte a nivel nacional, con una tasa de 5.2 decesos por cada 100 mil habitantes, lo que muestra un aumento respecto a la tasa de 2013, que fue de 4.9 muertes.