Por entidad federativa, el ingreso promedio por hogar en 2015 fue mayor en Nuevo León con $66,836 al trimestre, seguido del Distrito Federal, Baja California Sur y Aguascalientes con $61,622, $61,361 y $59,434, respectivamente. Las entidades federativas con menores ingresos fueron Guerrero ($27,584), Oaxaca ($28,715), Chiapas ($29,648) y Veracruz ($31,328), de acuerdo a información del INEGI.

El Módulo de Condiciones Socioeconómicas (MCS) presenta información de los ingresos de los hogares mexicanos a nivel nacional, por tamaños de localidad y por entidad federativa. Tiene como objetivo adicional proporcionar la información necesaria para la medición de la pobreza multidimensional que realiza el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

El MCS 2015 contó con una muestra total de 64,093 viviendas, de las cuales 15,133 se situaron en localidades menores de 2,500 habitantes (rurales) y 48,960 viviendas en localidades de 2,500 habitantes y más (urbanas), seleccionadas mediante un diseño muestral probabilístico, bietápico, estratificado y por conglomerados. La tasa de respuesta para este levantamiento fue de 89.4%.

El ingreso corriente trimestral total de los hogares en el año 2015 ascendió a $1,524, 262,517. De este monto de ingresos, el 13.1% correspondió a las áreas rurales y el 86.9% a las urbanas.

En 2015, del total de los ingresos, el 67.1% provino del trabajo; el 14.8% de transferencias; el 10.9% de la estimación del alquiler de la vivienda, el 7.1% de la renta de la propiedad y el 0.1% restante, de otros ingresos corrientes.

Por tamaño de localidad, las remuneraciones al trabajo subordinado presentaron importantes contrastes, ya que en las localidades de 2,500 y más habitantes (urbanas) estos ingresos representaron el 57.9% del total, contra el 46.0% en las localidades de menos de 2,500 habitantes (rurales).

Por el contrario, los ingresos por trabajo independiente tienen una importancia mayor en las localidades rurales donde conformaron el 14.7% del total de ingresos, mientras que en localidades urbanas este ingreso representó el 6.7% del total. Del mismo modo, las transferencias que reciben los hogares tuvieron una mayor importancia en las localidades rurales respecto de las localidades urbanas, al representar el 19.8% en las primeras y 14.0% en las segundas.