Ocasión inolvidable

Montserrat despide la niñez con acción de gracias

Con una bella sonrisa en su rostro, Montserrat Quintero cumplió el sueño de celebrar sus primeros quince años de vida.
Portando un hermoso vestido en color pastel que enmarcó su belleza, arribó al templo de Nuestra Señora de la Asunción en compañía de sus papás y padrinos.
La guapa joven ante el altar, agradeció con emoción las bendiciones recibidas durante este tiempo elevando su tierna mirada al Creador. El pastor de la iglesia católica la consagró mediante el agua bendita que derramó sobre ella y exhortó a los presentes a orar por la quinceañera que, guiada por el espíritu santo, lleve su juventud por el buen camino. La felicitó igualmente por buscar la bendición de Cristo en esta etapa de su vida al mismo tiempo que daba la sagrada comunión. Fielmente, Montserrat meditó durante unos minutos para enseguida abandonar el recinto sagrado ya con Jesús en su corazón. Sus familiares prepararon para ella una noche muy especial en un salón particular ornamentado a tono, en donde todos y cada uno de sus invitados la ovacionaron apenas llegó al lugar y ofrecieron para ella un emotivo brindis que conmovió a la homenajeada que pasó junto a todos ellos gratos momentos que guardará en su memoria.