Los medios de comunicación han sido el vínculo para determinar que en Aguascalientes hay padecimientos que adquiere caracteres dramáticos, ya que no sólo afecta a ancianos y adultos en plenitud sino a jóvenes y niños y uno de ellos son los renales, por lo que además de brindarles la atención que corresponde se requiere encontrar las causas para que la incidencia sea mayor en ciertas comunidades.

Es un problema que se registra principalmente en los municipios de Calvillo y Tepezalá, lo que ha motivado la intervención de investigadores de universidades locales y nacionales sin haber ubicado qué causa este daño al organismo. En Calvillo se endosaba al uso de pesticidas, que al ser esparcidos por medio de una avioneta llegaba a los centros de población y perjudicaba los pozos de agua potable, mientras que en Tepezalá decían que era por las minas. Las indagatorias no arrojaron luz sobre el motivo y todo quedó en que los habitantes tuvieran más cuidado en el consumo del agua y los alimentos.

Aunque es un asunto de carácter nacional y que no es fácil ni económico llevar a cabo, las exploraciones deberían continuarse hasta determinar – al menos al nivel local – qué genera esta situación, toda vez que resulta más costoso en vidas y tratamiento que lo que se invierta en la búsqueda de la verdad.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realiza en esta entidad transplantes renales para enfermos que encontraron un donador vivo compatible, gracias a un programa de coordinación con otras delegaciones del mismo Instituto y con la Secretaría de Salud de Aguascalientes, lo cual ha permitido que cada año se atienda un promedio de 50 derechohabientes y para finales de este año habrán sido 300 las personas beneficiadas en los últimos seis años.

El jefe de Prestaciones Médicas, Alfonso Martínez Hernández, expresó que los logros alcanzados han sido gracias a la nobleza de quienes han dado nuevas opciones de vida a otros, tanto donadores directos como familiares de recién fallecidos, por lo que “agradecemos profundamente a la generosidad y grandeza de alma de estas personas, porque regalan una oportunidad de vida a enfermos que ya no la tenían”.

Mencionó también que el estado está entre los primeros tres lugares en el país en materia de donación general de órganos, pues tan sólo en los últimos cuatro años se han recibido cerca de 90, como son corazón, hígado, riñones y córneas, sin embargo se necesita que crezca la participación social teniéndose en cuenta que existen más de 18 mil pacientes en espera de uno de esos órganos, por lo que en cada quien está ser solidario.

Otro punto a reflexionar es reducir el costo del tratamiento, que muchas veces sale de toda proporción, por lo que hay trasplantados que enfrentan problemas económicos para salir adelante y esto obliga a considerar una estrategia que asegure nuevas condiciones para que no se desordene la vida familiar por falta de dinero.

El presidente de la Sociedad Mexicana de Trasplantes (SMT), Benjamín Gómez Navarro, subraya que la pobreza en que se desarrollan las personas receptoras de trasplantes y la falta de diagnósticos de muerte cerebral oportunos, que permitiría aprovechar órganos de estas personas, son las principales causas para que miles de pacientes en lista de esperan fallezcan.

Frente a esa realidad está la otra cara, al estar acreditado que las familias en México son muy unidas toda vez que casi el 90% aceptan donar un órgano para que uno de sus miembros siga teniendo vida, aunque tratándose de cadáveres hay cierta renuencia de hacer donaciones cadavéricas.

Otro elemento que actúa en contra de la donación se debe a que en los hospitales muchas veces no hay una valoración oportuna en el caso de la muerte cerebral y es entendible que suceda, debido a la celeridad con que se trabaja y las emergencias, lo que resta tiempo para hacer el diagnóstico, con lo que se obstaculiza la extracción de los órganos. Si los médicos determinan oportunamente que la persona ya no tiene posibilidades de futuro se puede platicar con los familiares para obtener su autorización y a la vez poner en marcha el protocolo que permita trasladar inmediatamente los órganos al lugar donde ya los espera el o los receptores.

Es mucho lo que se necesita hacer en este campo, en primer lugar determinar cómo se provoca el mal renal, en segundo llevar a cabo una campaña permanente de información y motivación entre todos los habitantes para que llegado el caso se conviertan en donadores de órganos, asimismo que el costo del tratamiento a los trasplantados se reduzca y si para ello debe haber una mayor inversión pública, que se haga ya que lo más importante es preservar su vida y en condiciones aceptables, por último que los médicos participen en esta cruzada dándole prioridad al paciente terminal que esté en posibilidad de convertirse en donador.

ENFOQUES AISLADOS

Por razón natural, la atención de la sociedad está en lo que hacen o dicen las autoridades electas que radican en la capital del estado, observándose que Martín Orozco conoce inquietudes y plantea soluciones.

La ciudad tiene enormes retos que deberá afrontar la próxima alcaldesa Teresa Jiménez, especialmente sobre seguridad, servicios públicos, agua potable y mercados, lo que poco se comenta en las reuniones y que los ciudadanos necesitan conocer de los planes que tiene.

Se requiere diseñar los programas para los próximos tres años, que serán más difíciles debido a los recortes presupuestales federales, por lo que si cumple la promesa de que no habrá nuevos impuesto tendrá que hacer más con menos.

Orozco Sandoval ha sido insistente en lo que se propone confeccionar en los 70 meses de administración, por lo que hace falta embonar la tarea municipal en función que casi el 80% de los habitantes del estado radican en la capital, de ahí la importancia de diseñar las acciones a seguir.

Cada gobierno entrante recibe un catálogo ciudadano de lo que no cumplió el que se fue, que en este caso el punto neurálgico se encuentra en la seguridad pública, por lo que deberá tener buen cuidado de escoger al titular de la dependencia y darle un tiempo perentorio para que dé resultados. La delincuencia del fuero común actúa a sus anchas, mientras que la policía anda a la caza de borrachitos, narcomenudistas o bachicheros y de jóvenes que por su indumentaria les parece que son infractores.

También están las reiteradas denuncias de falta de agua en colonias de la periferia, que aún cuando existe un compromiso de la concesionaria de que ya no habría ese problema, las quejas son recurrentes, al mismo tiempo el cobro mensual es el mismo aún cuando no se recibió el servicio o fue sólo por unos días.

Queda en el cajón de los pendientes la rehabilitación integral de los principales mercados, algunos con deficientes conexiones eléctricas y un mal drenaje, lo mismo que el crecimiento de los tianguis que ocupan el arroyo de las calles. En materia de servicios públicos, el de alumbrado registra desperfectos, lo que para algunos está programado, ya que la falta de energía es por circuitos por dos o tres noches, que en colonias populares se convierte en un problema grave de seguridad.

Existe el tiempo suficiente para que la presidenta municipal electa estructure su programa de trabajo y tenga en cuenta lo que demanda la ciudadanía, que no es otra cosa que cumpla los compromisos de campaña y atienda lo que deja de herencia quien hoy ocupa la silla.