Compañías mineras y delincuencia organizada despojan a los campesinos de sus tierras, como una serie de abusos que se replican en todo el país, acusó el presidente de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares (COCyP), José Jacobo Femat, de visita por Aguascalientes.

El dirigente advirtió que existe colusión entre las grandes empresas extranjeras y grupos delincuenciales, con el apoyo de algunas autoridades, para obligar la salida de los campesinos de sus propiedades, mediante el incremento de la violencia.

“Donde están las minas y los grandes recursos naturales del país, primero entran los grupos de delincuencia: Los Zetas, la Línea, los Del Golfo o los de La Familia, para atemorizar a la población y luego llegan los compradores ya cuando el terreno está solo para comprar la tierra por cualquier miseria”.

Manifestó que con posterioridad las empresas trasnacionales llegan a explotar los territorios, con riqueza en minerales, lo que se convierte en un saqueo de los recursos naturales para el enriquecimiento de las mineras en lo que calificó de una alianza criminal.

“Grandes mineras extranjeras han entrado a México, a quienes no les interesa la tierra, sino los minerales del subsuelo, lo que ha provocado un despojo de millones de hectáreas a los campesinos, donde también existe la intervención de los gobiernos estatales”.

Dijo que la situación de los campesinos en estados como Chihuahua y Sinaloa es preocupante, ya que se trata de personas que sólo conocen de la vida en la zona rural, y tienen que buscar trabajo con los propietarios de las que eran sus tierras.

Refirió que la falta de apoyos resulta el principal problema del campo ante la falta de programas específicos para tecnificarlo; es necesaria más infraestructura de bodegas para acopio, mercados más justos y fin a los intermediarios.