Las escuelas más divertidas son aquellas donde no te aburres en ningún instante, donde a cada momento aprendes cosas nuevas y en las cuales te gustaría permanecer todo el día.
Así es Porsche Sport Driving School, en la cual la firma alemana por medio de pilotos certificados convoca a sus clientes para compartir la experiencia de conducción para que los propietarios aprovechen al máximo las tecnologías y desempeño de los deportivos alemanes.
Porsche Sport Driving School se divide en cuatro niveles denominados Precisión, Performance, Master y Master S.
Esta escuela tiene 43 años de experiencia a nivel mundial, mientras que en México ya posee 17 ediciones, las cuales se han realizado desde el 2004, compartiendo el conocimiento con mil 285 participantes.
En esta edición se estrenó el nivel Master S en el Autódromo de los Hermanos Rodríguez, una pista cuyo trazado fue dividido en tres sectores para realizar ejercicios y entender más los vehículos y la capacidad como piloto.
En el primer trayecto, la zona del Foro Sol permitió entender la dinámica de frenado, además de la transferencia de peso en un vehículo.
Una parte importante en este nivel Master S fue la incorporación de tecnología, ya que por medio de cámaras y medidores instalados en los vehículos, se realizó una lectura de la trayectoria del auto, así como de la frenada y aceleración.
Al final de cada ejercicio, los instructores analizaban en conjunto con los participantes los videos para explicar y mejorar desde postura de manejo, pasando por la posición de las manos en el volante y los movimientos en curva.
Esto es un plus que no me había tocado experimentar en niveles anteriores u otras escuelas de manejo, lo cual simplemente es espectacular y ayuda mucho a mejorar las habilidades.
Otro de los ejercicios más interesantes fue el adelantar en pista. Al final de la enorme recta del autódromo y como si se tratase de una maniobra de Fórmula 1, las explicaciones consistieron en mostrar la zona interna para adelantar, así como el fuerte frenado para completar la tarea sin perder la ventaja obtenida.
Para mejorar los tiempos y arrancar décimas de segundo en una pista, el trazo ideal es básico. Por ello el ejercicio final consistió en realizar una lectura por medio de GPS del trazo que realizaba en la pista, así como del momento exacto de frenado y aceleración.
El día finalizó con la pista abierta, donde guiados por pilotos experimentados pudimos comprobar la dinámica de los modelos de Porsche como el 911 Targa 4S, 911 Carrera GTS, Panamera Turbo, 718 Cayman S y 718 Boxster S, una experiencia única que todo amante de los vehículos debe realizar por lo menos una vez en la vida.