Por Claudio Martínez Silva

Ya se acerca el mes de noviembre, el cual será clave en el futuro inmediato de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB); las pláticas que ahí sostengan los directivos van a definir el número de equipos y las plazas que tendrán acción en 2017. Hasta hoy lo único oficial es que los Broncos de Reynosa dejan esa ciudad fronteriza, con León, Guanajuato como destino más probable. Otra franquicia en la cuerda floja es la de los Rojos del Águila de Veracruz, y la versión que más se escucha pone al equipo porteño en Chihuahua, con Durango como segunda opción. Es importante recalcar que oficialmente sólo se ha anunciado la salida de los Broncos. Después de que todo esto se defina el mes entrante, vendrá la elaboración del calendario de juegos, a aprobarse la primera semana de diciembre en las reuniones invernales de Nashville.
A los Rieleros de Aguascalientes se les ubica entre los de bajo presupuesto pero con permanencia garantizada en la plaza; el llamado Equipo del Riel no participa en la segunda temporada de la Liga Invernal Mexicana, seguramente por no contar con el presupuesto necesario, y la actividad de sus jugadores jóvenes se reduce a la Liga Mayor de Beisbol de La Laguna, con el equipo de San Pedro de las Colonias, Coah. Ahí el gasto es mínimo, ya que la nómina de los jugadores es cubierta por Mario González, propietario del equipo; a Rieleros de Aguascalientes le toca aportar uniformes y algo del material deportivo que se necesita. Aquí sólo son dos juegos por semana y un total de 20 partidos en el calendario regular, para dar paso al playoff.
En la LMB es bien sabido que hoy los equipos económicamente poderosos son: Toros de Tijuana, Vaqueros Laguna, Leones de Yucatán, Diablos Rojos del México, Guerreros de Oaxaca, Pericos de Puebla y Sultanes de Monterrey. El lado opuesto está integrado por Broncos de Reynosa, Delfines de Ciudad del Carmen, Olmecas de Tabasco y Rojos del Águila de Veracruz, mientras que los restantes son los de un presupuesto modesto pero suficiente para salir de la temporada, como es el caso de Rieleros de Aguascalientes, Piratas de Campeche, Saraperos de Saltillo y Acereros del Norte. A los Tigres de Quintana Roo se les menciona aparte porque es sabido que ya no cuentan con el apoyo del Gobierno del Estado, por lo que su posición también se conocerá en noviembre.
Sin que se haya dado a conocer de manera oficial, se sabe que con Plinio Escalante al frente, los dos grupos antagonistas que hoy forman la LMB, poco a poco han cedido en sus pretensiones y esa tiene que ser una buena noticia, aunque habrá que esperar la decisión sobre los jugadores de doble nacionalidad, que al parecer ha sido el punto álgido y que hizo estallar la bomba durante la reunión del mes anterior en un hotel aledaño al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Fue un secreto a voces la elaboración de tres calendarios, uno con 16 equipos, otro con 14 y uno más con 12; la reducción en el número de plazas está muy latente y no se le puede descartar, por lo que quienes toman las decisiones están preparados para lo que venga, en cuestión del calendario oficial de juegos 2017.
En otras latitudes todo parece indicar que la Serie Mundial de Beisbol 2016 se jugará entre dos equipos con muchos años de historia, pero que no son de los que acaparan reflectores; los Indios de Cleveland ya están seguros como campeones de la Liga Americana, mientras que los Cachorros de Chicago están a un solo triunfo de ser los monarcas del viejo circuito; la serie de campeonato de la Liga Nacional se reanuda este sábado en Wrigley Field, y un triunfo del equipo local marcará el final de las aspiraciones de Dodgers de Los Ángeles. Los Cubs buscan sacudirse aquella Maldición de la Cabra y para ello gastaron muchos millones de dólares en reforzar al equipo de cara a la temporada 2016; con Joe Maddon en el timón tienen un pie en el llamado Clásico de Otoño, en donde sólo, les faltaría el último paso.
Y el propio Joe Maddon ha sido muy severo en sus comentarios sobre la manera de revirar a primera base del zurdo mexicano Julio Urías; el estratega de los Cachorros de Chicago no tuvo empacho en afirmar que ese movimiento del lanzador sinaloense es ilegal, y exige a las Ligas Mayores que se prohíba. Lo cierto es que la regla del balk es quizá una de las más difíciles de marcarse en el beisbol. No hace mucho tiempo, en plática con un coach de pitcheo que fue lanzador de Ligas Mayores, nos pedía le explicáramos la fórmula para obtener el promedio de efectividad de un lanzador. En correspondencia solicitamos una explicación sobre el famoso “balk”, a lo que sencillamente respondió: “eso ni yo lo entiendo”.
claudiobeisbol58@gmail.com