Existen importantes avances en el tratamiento de enfermedades oncológicas, las bondades de la terapia blancodirigida y de la inmunoterapia son considerables, sobre todo porque disminuyen considerablemente los daños colaterales, por lo que son menos invasivas para los pacientes con estas patologías, sin embargo, sus altos costos las hacen poco accesibles, señaló el presidente del Colegio de Oncología, Efrén Flores Álvarez.
“Dentro de lo que es la oncología médica hay dos áreas importantes, una que es la terapia blancodirigida, que consiste en el estudio de los receptores celulares y por medio de eso se busca bloquear el crecimiento de las células o matarlas directamente; es un tratamiento muy dirigido. También está la inmunoterapia que consiste en estimular al sistema inmune para que éste destruya las células; ambas áreas son lo que más se está estudiando ahorita en oncología, y existen muchos estudios de sustancias que están intentando atacar el tumor”, detalló.
El especialista precisó que antes todos los medicamentos eran destinados a tratar de destruir la célula de alguna manera, pero ahora se está haciendo para atacar más específicamente sobre algunos receptores de las células; es un tratamiento más dirigido y mucho menos agresivo que la quimioterapia convencional.
“Muchos son tratamientos orales que no necesitan inyectarse lo que los vuelve de más fácil administración. Se están investigando ahorita, y en los cánceres más frecuentes ya se está usando pero sobre todo la terapia blancodirigida, la inmunoterapia solamente en algunos tumores muy específicos se emplea, como en cáncer de riñón, en cáncer de pulmón se está empezando a usar, pero por ahora podemos decir que está en fase de experimentación”, explicó.
El jefe del Departamento de Oncología del Hospital Hidalgo indicó que donde más se ha estado usando este tipo de terapias es en las fases avanzadas; el problema de esos medicamentos es que como son muy nuevos, son muy costosos y se tiene poco acceso a ellos.
“La investigación es importante porque hay algunos pacientes que se logran meter a un protocolo de investigación, y pueden ser sometidos a ese tipo de tratamientos; actualmente es la única forma de acceder a ellos. Se supone que como son más específicos tienen menos efectos colaterales que la quimioterapia convencional”, resaltó.