José de Jesús López de Lara

Una impresionante balacera se registró la noche del martes en el municipio de Nochistlán de Mejía, Zacatecas, que fue protagonizada por integrantes de dos grupos antagónicos del crimen organizado que pelean la “plaza”.
Aunque las autoridades de Zacatecas señalaron que durante el enfrentamiento en el que participaron más de 40 sicarios de dos grupos rivales de la delincuencia organizada, no había dejado muertos ni heridos, dicha versión fue desmentida por los propios habitantes del municipio de Nochistlán, quienes a través de las redes sociales documentaron con videos y fotografías, varios coches y camionetas con impactos de bala, rastros de sangre y fachadas de fincas baleadas.
De acuerdo a la información del vocero de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Zacatecas, el enfrentamiento inició aproximadamente a las 23:20 horas del martes pasado y concluyó a las 23:50 horas.
Sin embargo, habitantes de la zona revelaron que la balacera se prolongó hasta la madrugada del miércoles, sin que hicieran presencia militares, policías federales, policías estatales o agentes de la Policía Ministerial.
Incluso, reclamaron que se pidió apoyo a Aguascalientes y Jalisco, pero ninguna corporación policiaca acudió al lugar del enfrentamiento.
La Policía Estatal de Aguascalientes informó que el reporte llegó hasta la mañana del miércoles, momento en que se reforzó la vigilancia en el municipio de Calvillo y colocó puntos de revisión en la carretera a Jalpa, Zacatecas, así como en los diferentes caminos de terracería y brechas.
Sin embargo, se aseguró que era poco probable que algunos de los participantes en dicha balacera intentaran ingresar a Aguascalientes.
Las primeras investigaciones que realizan agentes de la PGJE de Zacatecas, revelan que la balacera inició a las afueras del Bar “Vallarta”, donde se toparon integrantes de dos grupos criminales que operan en la zona.
La fachada del bar resultó dañada con varios impactos de bala de grueso calibre.
El enfrentamiento con mayor intensidad ocurrió en la avenida Prolongación Rayón, donde se localizaron una gran cantidad de cartuchos percutidos.
La SSPE de Zacatecas informó que debido a que no se detectaron rastro de sangre, se presume que no hubo personas lesionadas o muertas.
Pero dicha versión quedó desmentida por los habitantes, quienes a través de las redes sociales, mostraron fotografías y videos donde se detectan rastros de sangre junto a varios coches con impactos de bala de grueso calibre.
Fueron más de 1,500 cartuchos percutidos de rifles de asalto AK-47 y AR-15, además de calibre 9 mm., los que se encontraron regados en una extensa área donde ocurrió el enfrentamiento.
Incluso, se localizaron seis “cascos” de granada calibre 40.
De igual forma, fueron encontradas abandonadas y con impactos de balas, varias camionetas, entre las que se encuentra una Mazda, color negro, con placas de circulación AEN-6860 de Aguascalientes, que cuenta con reporte de robo con violencia.
De igual forma, había camionetas con placas de Jalisco y el Estado de México y algunas otras sin placas de circulación.
El portal digital Acceso Zacatecas, reportó que fue hasta las 04:00 de la madrugada cuando llegó el primer convoy de policías federales y policías estatales preventivos de Zacatecas, para “rescatar” a los policías preventivos de Nochistlán, Zacatecas, que quedaron atrapados en la Comandancia de ese municipio.
Apenas el pasado martes 12 de abril se registró otro enfrentamiento en Nochistlán, Zacatecas y límites con el estado de Jalisco, que dejó un saldo de tres personas muertas.