El delegado estatal del Instituto Nacional Electoral, Ignacio Ruelas Olvera, dejó en claro que quien que no vote el próximo 05 de junio, es porque no quiere, pues tiene todas las posibilidades de ejercer su derecho y obligación cívica, de elegir a sus gobernantes.

La pérdida de la credencial no debe tomarse como pretexto, porque los ciudadanos están en condiciones de tramitar un juicio para la protección de derechos ciudadanos, vía el INE, sólo basta con acudir al módulo de atención del Instituto, para notificar que perdieron o les fue robada su credencial, y puedan votar vía judicial, en el entendido de que todos los trámites los hace el INE.

El funcionario señaló que no es necesario presentar una denuncia ante el MP para acreditar la pérdida, ni tampoco contratar a un abogado para que tramite el juicio de referencia ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

En el módulo imprimen el documento, para que lo firme el interesado, y de ahí mismo envía al Tribunal, que resolverá favorablemente para que pueda votar el ciudadano y el trámite es totalmente gratuito.

Una vez obtenida la sentencia a favor, el Tribunal Electoral ordena la expedición de una credencial nueva para que el ciudadano pueda acudir el 05 de junio a emitir el sufragio.

En el caso de que ya no haya tiempo de elaborar el plástico, será suficiente con presentar el documento de la sentencia ante la mesa directiva de funcionarios de casilla, para emitir su voto; la resolución puede enviarse, incluso, por fax.

De los ciudadanos que tramitaron su credencial oportunamente, 1,700 no la recogieron y es hasta el 06 de junio, cuando se puede volver a tramitar la credencial en forma ordinaria.

Asimismo, Ruelas Olvera indicó que una vez que se tenga una muestra de los votos, se explicará al ciudadano cómo cruzar el partido de su preferencia o coalición.

Comentó que en los comicios pasados no hubo confusión por las alianzas (al momento de votar), el desconcierto fue de los partidos políticos, que querían hacer la interpretación a su conveniencia, ya que entre más votos, más financiamiento público reciben.