El ISSEA lanzó una alerta sanitaria contra el producto denominado “VIVRI”, debido que la Comisión Federal para la Protección contra Riegos Sanitarios (COFEPRIS) pidió a las entidades federativas intensifiquen sus acciones de vigilancia.

Recuérdese que desde el pasado 10 de junio, EL HERALDO advirtió a la población sobre este producto fraudulento; recibimos por Internet, muchos comentarios de agradecimiento por quienes a tiempo evitaron dejarse engañar y otros, de reclamo por quienes venden el producto.

Ayer, el doctor Ernesto Romero Frías, director de Regulación Sanitaria, informó que el sistema integral para bajar de peso en 10 días está compuesto por los productos: SHAKE ME!, POWER ME!, CLEANSE ME! Y OMEGA ME!

Explicó que la publicidad difundida por la empresa y los distribuidores, inducen a un error en el consumidor, debido a que hacen creer a la población que el consumo de este producto puede obtener los mismos o mayores nutrimentos de una alimentación completa.

Asimismo, el contenido de la publicidad de dichos productos les atribuye cualidades terapéuticas infringiendo el marco legal vigente que regula a este tipo de productos.

De acuerdo a la NOM-008-SSA3-2010 “Para el tratamiento integral del sobrepeso y la obesidad”, la disminución de peso debe ser supervisada por un profesional de la salud y queda estrictamente prohibido indicar tratamientos y productos que provoquen pérdida de peso acelerada de más de un kilo por semana, ya que la pérdida de peso no controlada puede generar un riesgo a la salud de la población.

El funcionario agregó que “la sociedad puede crearse un juicio erróneo al utilizar este producto por sí mismo, poniendo en riesgo su salud sin contar con un tratamiento médico”.

Cualquier producto que se le atribuya publicidad, con características terapéuticas para combatir o tratar un padecimiento para disminución de peso, debe contar con una autorización sanitaria ante la Cofepris.

Romero Frías reiteró que se continuarán realizando actividades de vigilancia sanitaria, y exhorta a la ciudadanía a no adquirir ni dejarse engañar con estos productos, pues representan un gran riesgo para la salud y es responsabilidad de quien lo consume.