No soy perfecta: Sofía Vergara

LOS ÁNGELES, E.U.- Curvas precisas y generosas: cualquiera corre el riesgo de que su mirada se pierda en la sensualidad de Sofía Vergara. Sin embargo, hay un rasgo que destaca en la belleza de la actriz: su sonrisa.
Y la colombiana tiene motivos para sonreír: fama, fortuna, un esposo “hot” (el actor Joe Manganiello) y un hijo (Manolo González) que la llena de orgullo. Si existe la perfección, podría decirse que Sofía está bastante cerca, aunque ella no lo vea así.
“Mi vida no es perfecta, para nada. Tengo problemas, como tiene todo el mundo… no todo sale bien, pero lo importante es no enfocarse en ello”, asegura.
Como muchos latinos en Estados Unidos, Sofía trabaja mucho, lo mismo que su esposo. Pero eso no impacta de forma negativa en su matrimonio.
“No hay nada de eso (envidias), al revés: por mí, que se vuelva bien famoso, que haga muchísimo dinero y así yo me puedo retirar más pronto y gastarme la plata de él”, exclama antes de carcajearse.
“Aquí no hay competencia. Yo lo apoyo para que logre todas las cosas que quiera, él me apoya también y nos entendemos la carrera”.
Eso sí, la maternidad está en segundo plano, y considera imposible embarazarse de forma natural. Sin embargo, podría recurrir a la tecnología, como hiciera años atrás con su ex pareja, Nick Loeb, al congelar un par de óvulos fecundados.
“Es algo que no he descartado, pero no es una prioridad. Estamos trabajando bastante y, lógicamente, no lo podría tener yo, pues tengo 44 años. Pero ya hay tantas cosas que se pueden hacer que, ¿quién sabe?, de pronto, si Dios quiere…”.
La estrella de Modern Family tiene un secreto para atraer las cosas buenas de la vida.
“Siempre hay que estar pensando en las cosas positivas y buenas que uno tiene. No quedarse pegado, levantarse todos los días y seguir adelante”.
Y su mantra funciona, pues, además de un proyecto cinematográfico (The Brits Are Coming), su faceta como empresaria se fortalece con “So Very Sofia”, perfume para Avon en el que confluyen aromas de maracuyá, patchouli y flor de mayo, especie exótica de su país natal.
“¡Estoy feliz! Me hace mucha ilusión porque es una compañía que siempre he admirado por lo mucho que ha hecho por la mujer del mundo. Eso es algo en lo que yo creo: darle a la mujer las herramientas para ser independiente y que se pueda ayudar a ella y a los suyos”. (Manuel Tejeda/Agencia Reforma)