“Nuestro principal objetivo, a diferencia de los partidos tradicionales, es hacer gobiernos austeros y con cuentas claras, que pongan a los ciudadanos al centro de todas las decisiones, que cumplan sus promesas y que cuiden el patrimonio de la gente”.

Con la transparencia como uno de los primeros proyectos por acometer, el candidato al gobierno capitalino por Movimiento Ciudadano, Felipe González Ramírez, ha hecho público el compromiso de mejorar el servicio gubernamental a través de la rendición de cuentas, la participación ciudadana, la eficacia y la responsabilidad social.

Toda administración debe explicar sus acciones ante la sociedad y asumir las consecuencias de las decisiones tomadas.

La propuesta de González contempla el escrutinio público de toda la información oficial. Para cerrar el circuito se echará mano de mecanismos de sanción a funcionarios que incurran en corruptelas.

Las sesiones de Cabildo no sólo ocurrirán a puerta abierta y transmitidas en línea, sino que también se celebrarán de manera itinerante por todas las comunidades de Aguascalientes.

Austeridad gubernamental, reducción de la burocracia y eliminación de la corrupción son principios ligados con la eficacia.

La esfera de los servidores públicos no puede rodearse de lujos, y menos aún en un momento de seria crisis presupuestal.

A finales de 2014, seis miembros del Cabildo hicieron una gira por Italia y España, con costo superior a los 509 mil pesos, sin contar boletos de avión.

Erogaciones de tal naturaleza limitan la prestación de servicios de calidad, primera obligación del municipio.

“Detendremos el derroche de dinero público, acabando con los altos salarios para funcionarios, los gastos en viajes, celulares, autos de lujo y todos aquellos que no representen un beneficio para los ciudadanos”.

El candidato a la alcaldía además hizo críticas a quienes no realizan esfuerzos frontales de combate a la corrupción.

Para satisfacer el principio de cero tolerancia a la corrupción, está previsto instalar una línea directa y un centro de denuncia, para que cualquier víctima ciudadana se convierta en protagonista de los sistemas de penalización.