No se deja caer

GUADALAJARA.- A principios de este año, Sherlyn firmó el divorcio con Gerardo Islas, con quien se casó en septiembre del 2013.
Esta separación, lejos de lastimarla, que en su momento fue difícil, la impulsó a retomar experiencias que la nutran en el ámbito personal, espiritual y profesional.
“Ha sido un año de mucho trabajo, de muchas cosas positivas, mucho proyecto y mucho viaje”, compartió Sherlyn, previo a la presentación de la obra “Como Quieras… ¡Perro Ámame!”, la noche del viernes en el Winland Casino.
La actriz tapatía se define en un momento de madurez y aprendizaje, nunca se concentró en el tropiezo personal que vivió, al contrario, canalizó su energía en proyectos que alimentaran su carrera y apapacharse mucho.
“Es tan grave o tan difícil como tú te lo quieras tomar. Siempre he sido una chava resiliente y cuando pasa algo malo, siempre trato de encontrarle lo positivo a eso y adelante. No ha sido una etapa ni de llorar por los rincones, nada. Lo tomé como fue, como un tema que no funcionó bien, pero que nos despedimos en buen momento”, contó. (Daniel Garibay/Agencia Reforma)