No pierde la humildad

CDMX.- Haber nacido en una familia humilde y recibir una educación con la disciplina que le impusieron sus padres, le dio a Manuel Carrasco un cimiento sólido para no marearse con la fama, la fortuna y la idolatría que ha generado en su natal España.
Con su álbum “Bailar el Viento” recién salido en México, el cantautor andaluz, quien fue coach en La Voz… México con Gloria Trevi, recordó momentos decisivos en su vida.
“Vengo de una familia de pescadores, mi papá me enseñó del oficio, que no aprendí del todo, pero del que sí valoro los cimientos que me dio. Aprendí que es mejor ser rico en tiempo y calidad de vida que en plata, que en fama, esa va y viene.
“Un marinero tan humilde como mi padre me decía que valía el cariño que le ponía a las cosas y mis objetivos, antes de perseguir fortuna… y valoro más el cariño del público, su fidelidad, que cualquier otra cosa”, aseguró Carrasco en entrevista exclusiva.
Egresado del reality show Operación Triunfo, de la camada de David Bisbal, Niña Pastori y Malú, el músico asegura que percibe la aceptación de los mexicanos gracias a su talento y a que antes de él, cantautores como Alejandro Sanz y Miguel Bosé les abrieron camino.
“Indudablemente ellos abrieron puertas, nos abrieron paso, y por eso hay apertura a escucharnos. Cuando yo estuve por allá me di cuenta del cariño que me tienen muchos mexicanos, y lo aprecio enormemente”. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)